24 de Feb de 2020

José A. Guilbauth G.

Columnistas

Reflexión sobre el sistema educativo panameño actual

El año pasado escribíamos, ¿por qué la educación es un sistema educativo? Después de observar los resultados de nuestro llamado ‘SISTEMA EDUCATIVO'

El año pasado escribíamos, ¿por qué la educación es un sistema educativo? Después de observar los resultados de nuestro llamado ‘SISTEMA EDUCATIVO', pensamos y ratificamos que el concepto de sistema se acredita por poseer elementos que producen su EFICIENCIA, basado sobre todo en la calidad de la implementación de PROCESOS, cuyas acciones son monitoreadas por el control sistemático de todas sus acciones, producto de PROYECTOS EDUCATIVOS. Si los proyectos educativos logran el fin propuesto por el que fueron creados, entonces le denominamos a dichos productos EFICIENTES, pero al no lograr el fin por el cual se planificaron, debemos llamarle, PROYECTOS INEFICIENTES. El sistema de comunicación (acciones), poco eficaces, no conducen a modificar las situaciones externas negativas en el cual no debe producir, o sea el fracaso escolar y la deserción escolar.

El poder mantener una población estudiantil asistiendo a sus respectivas aulas es el gran éxito inicial de un sistema educativo. El mismo debe lograrse con actividades de gran motivación y que produzcan el interés en asistir, participar, escuchar, analizar, archivar y obtener los mejores resultados en sus aprendizajes.

Algunas limitaciones que se viven en el sistema educativo panameño que produce la deserción escolar, es la baja autoestima producto de los hogares desintegrados, la pobre responsabilidad de la comunidad en el desarrollo integral de sus miembros, la ausencia de figuras paternas y su limitada economía, la falta de programas y proyectos tendientes al acompañamiento y apoyo, el cual lo hace abandonar el aula escolar y salir en la búsqueda de un puesto de trabajo donde pueda obtener una entrada económica que le sirva de sustento a su hogar.

El abandonar o desertar del sistema educativo panameño, es otro PRODUCTO INEFICIENTE que en el año 2016 obtuvo un porcentaje de 6.15 % de la población educativa panameña; en el año 2017, disminuyó un poco, produciéndose una deserción de 5.92 %. Las cifras en los tres últimos años no han demostrado que el sistema educativo ha creado una retoma de actividades y acciones que no han cambiado los resultados por los cuales funciona el mismo, prueba de ello es lo publicado por los medios de comunicación nacional (TVN, Mosquera, 2018), señala ‘en los dos últimos años, la deserción escolar en Panamá ha aumentado en las escuelas oficiales, a pesar de que existe la Beca Universal'. Al respecto presenta dos cifras importantes, la del año 2016, donde se reportan 12 000 estudiantes desertores y en el 2017, desertaron 12 500 más. Unido a este mal producto en el 2018, el sistema produjo más de 50 000 fracasos escolares y 14 000 habían desertado, situación esta que nos indica que, en vez de mejorar y hacer los reajustes necesarios, se han empeorado.

Tanto la deserción como el fracaso escolar, son consecuencias de la ausencia de un ambiente pedagógico apropiado para el desarrollo de experiencias educativas asertivas, el cual involucra una estructura física y tecnológica poco motivadora que no producen un sentido de permanencia y estabilidad en el desarrollo de experiencias replicables para participar en el desarrollo óptimo de actividades educativas propicias en el logro de perfiles competitivos.

Estos hechos concretos señalados requieren la elaboración de un Plan de Medidas Urgentes, que puedan, al menos, disminuir los resultados hasta hoy obtenidos por el sistema educativo panameño. Dichas medidas deben ser:

• Elaboración de un estudio del alumno.

• Visitas domiciliarias mensuales a estudiantes con marcadas dificultades de rendimiento y problemas socioeconómicos.

• Levantar un estudio socioeconómico del hogar.

• Consejería y orientación a padres de familia, con actividades que muestren mejoras en el rendimiento académico del estudiante.

• Asignar funciones específicas a los profesionales de los Servicios de Apoyo Educativo y Gabinetes Psicopedagógicos en los casos de dificultades académicas.

• Propiciar proyectos integrales de participación a autoridades y entidades en la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje de sus miembros.

• Crear un Programa de Prevención en el desarrollo del estudiante en su entorno familiar y comunitario.

• Crear el Proyecto de Acompañamiento Digital a estudiantes y padres de familia con problemas de ausentismo y dificultades académicas.

• Análisis y divulgación de resultados académicos de estudiantes del programa de apoyo y reforzamiento académico.

DOCENTE UNIVERSITARIO.