Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Juan Eduardo Vega Benedito

Columnistas

¿Por qué la crisis en la administración de justicia?

‘Esta situación ha provocado dudas en los panameños hacia las instituciones que administran justicia'

En la actualidad resulta imposible no reconocer la crisis que atraviesa nuestro sistema de justicia, nos atreveríamos a decir que, a excepción de la jurisdicción penal, y eso dada la implementación de nuestro nuevo Código Procesal Penal, el cual establece un nuevo sistema penal acusatorio más justo, eficiente, plantea diversas maneras de solucionar los conflictos y sobre todo posee un gran avance, al evitar el cumplimiento de penas anticipadas, es decir, sin juicio previo que determine culpabilidad o inocencia y para ello fija un periodo máximo de detención provisional de un (1) año, esto por tan solo citar alguno de los beneficios del nuevo sistema de enjuiciamiento penal.

De manera contraria a lo anterior, no podemos manifestar este tipo de virtudes procesales en otras jurisdicciones en materia de administración de justicia, es así como en la jurisdicción civil la justicia para las partes llega en al menos tres años y en primera instancia, faltaría aun, Tribunal Superior en caso de apelaciones y dependiendo de la cuantía de la controversia eventualmente recurso extraordinario de casación ante la Corte Suprema de Justicia. Siendo así ya por estos días es totalmente común escuchar entre colegas que los tribunales de primera instancia demoren de tres a cuatro meses en admitir una demanda ordinaria y qué decir de la demora de años en la admisión y practica de pruebas, y siéntese a esperar sentencia de primera instancia, es decir un colapso total, justicia más que tardía.

Con lo anterior es fácil concluir que al menos ante la jurisdicción civil mantenemos un procedimiento anacrónico, desfasado y arcaico, lo cual impone la urgente necesidad de una reforma integral. Sin duda, requerimos de normas procesales que propicien una mayor agilización de los casos que se sometan a la consideración de los tribunales de justicia.

Este problema afecta sin duda a la sociedad, y es parte de la indiferencia tanto de gobernantes como de la sociedad civil.

Esta situación ha provocado dudas en los panameños hacia las instituciones que administran justicia. Por ello creemos necesario actuar con responsabilidad para diseñar una estrategia que enfrente este mal que corroe los cimientos democráticos de nuestra nación, ya que, como bien cita el escritor Romano Lucio Anneo Séneca, nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía.

ABOGADO