La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Antonio Saldaña

Columnistas

Semiótica y comunicación

La semiótica es la “teoría de los códigos y la teoría de la producción de los signos del universo verbal y de los artificios no verbales”

En general, el presente artículo hace referencia a los medios de comunicación social bajo el dominio oligopólico de una clase social y política específica: La burguesía mediática y fracciones de la oligarquía, que en su conjunto expresan una agenda social y política correspondiente a sus intereses, fundamentalmente, económicos. Sin embargo, cada medio o grupo editorial posee su propio libreto, tanto en función de sus intereses generales, como en los subalternos que se visibilizan, de tiempo en tiempo, sobre todo en épocas eleccionarias como las que vivimos en la actualidad.

La semiótica es la “teoría de los códigos y la teoría de la producción de los signos del universo verbal y de los artificios no verbales” (Eco, Umberto) o concretamente, “teoría de los signos”. (Ruiloba, Rafael, “Ideología y Comunicación”). La semiología estudia el fenómeno de la comunicación –conjunto de códigos y subcódigos- y la combinación  de éstos produce el mensaje que se denomina texto. “Un texto es un discurso donde se combinan varios códigos. El dominante se denomina código y los secundarios s-código” Uno de esos subcódigos de la comunicación es la ideología. Contextualmente la ideología se define “como un conjunto de ideas falsas o verdaderas a partir de las cuales los hombres organizan sus relaciones sociales y su conducta” y “la semiótica considera a la ideología como un s-código de comunicación, sea cual sea, la publicitaria, la periodística, la estética o la religiosa” (Ibíd.)

De manera que al examinar la nota editorial (Hoy por Hoy) del diario La Prensa del día miércoles 27 de marzo del presente año, observamos como aparece subrepticiamente –subcódigo-  la ideología de género. El código dominante es la crítica política a la autenticidad de la “palabra empeñada” o valores de los aspirantes a puestos de elección. Pero el “golpe político” está dirigido al candidato presidencial que por esas mismas fechas abrazó la “agenda pro familia” (subcódigo electoral) Pero no es el único.

En el editorial de marras el subcódigo ideológico (mentiras o tergiversaciones) se desliza a través de dos frases: “Educación sexual integral” y “preferencia sexual”. Respecto a la primera, debo decir que no hay un solo panameño que esté en desacuerdo con la educación sexual y reproductiva científica y fundamenta en los valores de la mayoría de los panameños. Pero otra cosa muy diferente es el texto que aparece en el proyecto de Ley 621, es decir, “educación en la sexualidad” y que el Hoy por Hoy transfigura (tráfico ideológico de género) en “educación sexual integral”.

El otro “camarón” ideológico es el que se propone, probablemente, para modificar el artículo 19 de la Constitución Política de la República, en el que se prescribe que no habrá discriminación por razón de “sexo” y que el texto editorial indica que no habrá discriminación por razón de “preferencia sexual”. Ambos conceptos forman parte del repertorio de la ideología de género, adoptado por organismos internacionales como la ONU y que tiene su génesis en el Informe de Henry Kissinger de 1974, sobre el control de la población mundial, ya que según el autor, constituye un problema para la Seguridad Nacional estadounidense. ¡Así de sencilla es la cosa!

El autor es abogado y analista político