Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Aramís Averza Colamarco

Columnistas

Regresó ‘el cuco', El Niño y La Niña

Ya nuestros profetas de la ACP y Etesa están mandando señales inequívocas de que nos viene un aumento (espantoso) en el costo de la electricidad para julio

Las personas que se enriquecen a costillas de la ‘Gallinita de Oro' conocida como Panamá, pareciera que lograron un acuerdo, y como ya que vivimos en las postrimerías del ‘Año de Hidalgo', en el que cada cual quiere llevarse algo, antes de las elecciones.

Lo anteriormente expresado es producto de observar cómo, de manera desmedida y descarada, el Gobierno acaba de anunciar un tercer aumento en el combustible, sin ninguna justificación; ya que cualquiera que pueda leer o escuchar sabe, que los precios del petróleo se han mantenido con tendencia hacia la baja. Además, debemos recordar que Panamá compra con meses de anticipación su combustible, el cual, al llegar a nuestro país, es acumulado en los tanques que tenemos, con los costos de ayer, para poderlo vender al precio del mañana, que implican algunos centavos de más por litro, que se convierten en millonarias ganancias por pedido, completando un negociado redondo.

Para acabar de rematar, este negociado pareciera estar amarrado con otro negociado, el de la electricidad. Lo que es fácil de observar, cuando en las últimas semanas han aparecido en los noticieros (que parece que están asociados con estos poderosos), los diferentes ‘gurús' del agua. Mencionando a niños y niñas ambientales que no existen, pues estos fenómenos se asocian con el calentamiento del mar y si revisamos los datos de la NOAA veremos que nuestros mares se mantienen fríos y si no me creen, vaya a cualquier playa del golfo de Panamá o Pedasí, y échese un chapuzón y después hablamos. Lo que sucede es que en este verano la velocidad y manutención de los vientos ha sido grande, lo que promueve el incremento de la evaporación.

Ya nuestros profetas de la ACP y Etesa están mandando señales inequívocas de que nos viene un aumento (espantoso) en el costo de la electricidad para julio. Por un lado, como siempre, llueve en todo el país, pero por mera casualidad no cae ni una sola gota de agua dentro de los 3313 Km2 de la cuenca hidrográfica del Canal; por parte de Etesa su profeta predice bajareques para abril (hace más de dos semanas está lloviendo en toda la costa norte de Panamá), sin lluvias torrenciales hasta octubre y el colofón para justificar el aumento despiadado que nos viene de la electricidad, fueron las recientes declaraciones nefastas, en las cuales se dijo que estábamos utilizando 80 % combustible en la producción eléctrica en la actualidad.

Conclusión, preparemos nuestro bolsillo, porque el aumento va de cajón.

Todos sabemos que cualquier incremento en el combustible o en la electricidad, genera una escalera de aumentos múltiples en todo nuestro entorno; pero si ese aumento es en los dos, que ‘Dios nos agarre confesados'.

En fin, mientras la mayoría de la población se mantiene enredada en el proceso de elección del 5 de mayo, los poderosos del país planifican y ejecutan sus políticas para sacarle hasta la última gota de caldo a Panamá.

DOCENTE