Temas Especiales

28 de Nov de 2020

René Quevedo

Columnistas

Confianza para generar empleo

‘Es preciso asegurar la sostenibilidad de sectores que están generando empleo, como el comercio, industria, logística, turismo, salud y tecnología, reactivar dos sectores claves, agricultura y construcción [...]'

La generación de empleo será el mayor desafío que enfrentará el próximo Gobierno. La ausencia de la inyección económica de la Ampliación del Canal, los efectos de la creciente tensión entre China y Estados Unidos, la contracción de los asalariados privados en la estructura del empleo a nivel mundial, y la ineludible necesidad de encarar el problema financiero de la Caja del Seguro Social, plantean un escenario complejo.

Las promesas, propuestas y buenas intenciones deben enmarcarse en las realidades, capacidades y problemas estructurales de nuestra economía. Una cosa es lo deseable y otra lo factible.

La desaceleración económica y disminución en el ritmo de generación de empleo fueron advertidas en julio 2012 por el Banco Mundial en su Informe ‘Mejores empleos en Panamá: el rol del capital humano', el cual señaló (páginas 25-26) que ‘El final de la construcción en el Canal de Panamá eliminará un importante estímulo para la economía, generando desafíos para el crecimiento económico durante la década y presión para una rápida reasignación de la mano de obra… … También pueden requerirse políticas activas para el mercado laboral de modo de hacer frente al período de transición, y redes de contención para reducir los posibles impactos negativos sobre la pobreza de este y otros ‘shocks' económicos'.

El impacto económico de la obra fue mucho mayor a los más de 40 mil empleos directos que generó. Cada $1 invertido en la expansión del Canal creó $0.64 de demanda adicional (mayormente interna) de construcción y $0.36 de bienes de capital, inyectando un dinamismo económico sin precedentes a partir del 25 de agosto del 2009. Esta inyección ya no existe.

Entre el 2004 y 2014 se acometieron importantes proyectos de infraestructura, siendo la Ampliación del Canal el de mayor impacto económico. En ese lapso, el 52 % de la expansión del empleo vino de tres sectores: construcción, comercio y agricultura. A partir del 2014 esto cambió, y cuatro de cada cinco nuevos empleos hoy vienen del comercio, logística, turismo, industria, salud y otros servicios, con exigencias educativas superiores a las requeridos en la década anterior.

Adicionalmente, se dio un importante cambio en las modalidades de empleo, aceleradas por la influencia de la tecnología en el ámbito laboral y las tendencias a nivel mundial. 71 % de la expansión del empleo entre el 2004 y 2009 vino de asalariados del sector privado, cuyo aporte se contrajo a -5 % entre el 2014 y 2018. En contraste, con los trabajadores independientes sucedió lo contrario, al pasar de -5 % del aumento del empleo 2004 - 2009, a 71 % de la expansión 2014 - 2018. De hecho, cuatro de cada cinco nuevos empleos generados en los últimos cuatro años ha venido de emprendedores (nuevos independientes y nuevos patronos), en el comercio, industria, logística, turismo, salud, tecnología y otros servicios.

A todo esto se añade el que Panamá enfrenta la peor crisis de empleo juvenil en 14 años. Más de 846 mil jóvenes de 18 a 30 años votarán en las elecciones de mayo 2019 en Panamá, la mayor cantidad en la historia. Pero su creciente influencia en las urnas contrasta con la abrupta caída de su protagonismo en la expansión del empleo. Hace 10 años los jóvenes obtenían uno de cada cuatro nuevos empleos, pero desde el 2009 es uno de cada 10 y la edad promedio en los nuevos empleos en la economía formal desde el 2014 es 53 años.

El panorama llama al realismo y ‘cauteloso optimismo'. Hay retos estructurales y coyunturales que resolver. No existen ‘motores de empleomanía', hay que construirlos sobre un análisis frío de realidades. Esto presupone la generación de confianza por parte del sector privado, que aporta 84 % del empleo en el país (47 % de este asalariado); es decir, confianza en el país y en el Gobierno como aliado y facilitador, tanto de la creación como del fortalecimiento empresarial, pero por encima de todo, confianza para invertir y capitalizar en oportunidades de negocio. Sin inversión privada no habrá generación de empleo.

Es preciso asegurar la sostenibilidad de sectores que están generando empleo, como el comercio, industria, logística, turismo, salud y tecnología, reactivar dos sectores claves, agricultura y construcción, que, en conjunto, aportan uno de cada cuatro empleos en el país, así como apoyar vigorosamente el emprendimiento, que seguirá siendo el motor de la empleomanía a corto y mediano plazo.

ASESOR EMPRESARIAL.

‘[...] Panamá enfrenta la peor crisis de empleo juvenil en 14 años. Más de 846 mil jóvenes de 18 a 30 años votarán en las elecciones de mayo 2019 en Panamá [...]'

‘Entre el 2004 y 2014 se acometieron importantes proyectos de infraestructura, siendo la Ampliación del Canal el de mayor impacto económico'