La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Roberto Ruíz Díaz

Columnistas

Concertación o sastrería nacional

En la recién pasada campaña electoral, varios candidatos hablaron de la necesidad de realizar reformas a la Constitución

En la recién pasada campaña electoral, varios candidatos hablaron de la necesidad de realizar reformas a la Constitución, ya sea mediante la convocatoria a una Asamblea Constituyente (Blandón y Lombana), así como reformas mediante dos legislaturas dentro de un mismo periodo y un referéndum (Cortizo) y, si no me equivoco, estaba la propuesta de reformas mediante dos asambleas, la saliente y la recién electa en mayo (Roux). Ojo, si bien era un tema, la población no lo vio como el tema y ni le dio prioridad, aun cuando algunos se desgastaron en explicar las supuestas bondades.

Ahora bien, más que una reforma a la Constitución, lo que se requiere es un cambio de actitud, donde el Ejecutivo no se inmiscuya en el Judicial y el Legislativo, donde las designaciones de magistrados, que tanta bulla traen, sean conforme a méritos y no afiliación política y sean tomados en cuenta los funcionarios de Carrera Judicial, que solo los tienen para ser suplentes. Recuerden que la Carrera Judicial es como la Carrera Diplomática, donde todos aspiran a llegar a ser embajadores en algún momento, o la Policial que muchos aspiran a dirigir la institución o, por lo menos, llegar a los altos mandos de la entidad.

Pero no, persiste la mentalidad de algunas personas, que buscan reformar la Constitución a medias y para salir del paso, de que se deben hacer al apuro. De ahí que veo con extrañeza el afán y la promoción que hace la Cámara de Comercio, que, por medio de discusiones en la Mesa de la Concertación Nacional, quieren hacer cambios a algunos ‘articulitos', como diría uno de los voceros oficioso. Que quieren vender la idea de pasar cambios mediante el método contemplado en el artículo 313, numeral 1, de la Constitución. Es decir, que lo que queda de esta legislatura, con muchos no reelectos, apruebe y la próxima Asamblea que ratifique, sin referéndum.

Pero ¿qué se encuentra uno cuando comienza a leer un borrador que circula del Consejo de la Concertación Nacional? Que primero se criticó que darle potestad a la presente Asamblea, tan desprestigiada, para reformar la Constitución terminarían legislando para ellos, pero veo en el texto de reformas, de La Concertación, un artículo nuevo 2, donde ellos mismos se incluyen dentro de la Constitución, creándose como ente superior con rango constitucional, que tendrá entre, sepa Dios que otras facultades, la de proponer las ternas para que el presidente de la República escoja a los magistrados de la Corte y del Constitucional. O sea, era malo que la Asamblea legisle para sí, pero la Concertación se autoincluye como un ente permanente en la Constitución y con exclusivas atribuciones.

Por otro lado, observo con cierta duda, razonable, el que tenemos un artículo 4 que señala que la República de Panamá acata el Derecho Internacional, pero ahora nos quieren colar un Artículo Nuevo 1, que el Estado promoverá la vigencia y respeto de los DDHH, algo que se cae de su peso en estos tiempos, y que, como fin adicional, garantizará la aplicación de los deberes y derechos consagrados en los Tratados y Convenios Internacionales. Solo le faltó decir que las opiniones de las comisiones de DDHH serán de estricto cumplimiento en el país. No tengo nada contra el tema de los grupos homosexuales, pero es un tema que está actualmente en la Corte Suprema y debe existir un pronunciamiento o una consulta más amplia, que meterla a empujón en una reforma constitucional.

Incluye la creación de un Tribunal Constitucional, que igualmente será a instancias de ellos la selección de las ternas. Procesos de Juzgamientos para magistrados y diputados, donde no explica la ponderación a la hora de la decisión, si será por mayoría simple o calificada, para poder condenarlos. Quedando la duda a futuro de decisiones políticas para sacar a un magistrado o diputado. Aumentan la edad a 45 años para magistrados y 15 de experiencia, como si la vejez fuera sinónimo de madurez. Si fuese así, ¿por qué no se sube la edad para ser presidente de la República a 45 años también?

Eliminan la condena a cinco años por delitos dolosos para ser electo y establecen que el que haya sido condenado, así sea por días multas en un hecho doloso, no podrá aspirar a un cargo de elección. Espero no tenga nombre y apellido esta limitante. Por otro lado, se lucha por dar mayor presupuesto a las entidades de Justicia, pero insisten que se les dé un presupuesto no inferior al 2 % del Presupuesto General del Estado, pero en forma compartida entre Ministerio Público y Órgano Judicial, cuando bien puede ser un 2 % para cada entidad. Hay que recordar que por ley le regalamos el 1 % a los partidos políticos para que vivan políticamente mantenidos por el Estado.

En definitiva, el Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo, no puede ser una sastrería donde se cosen reformas a la medida de ella y mucho menos obtener ventajas, como subirse a Rango Constitucional, que bien debieron proponerlo fuera para la Caja de Seguro Social. Y si bien hay representes de diferentes gremios y partidos políticos, nunca podrá en su afán de ser representativa, ser la que suplante la voluntad popular que se puede ver reflejada en una auténtica Constituyente o donde sea al soberano al que se le consulte. Creo no equivocarme y esa es la intención del presidente electo, Laurentino Cortizo, que sea el pueblo el que tenga la última palabra y la Concertación que se mantenga como está, para asesorar y concertar.

Así veo las cosas y así las cuento.

ABOGADO Y EXREPRESENTANTE DEL ÓRGANO EJECUTIVO ANTE EL CONSEJO DE LA CONCERTACIÓN NACIONAL. PERIODO 2013 A 2014.