29 de Nov de 2021

  • Nelson W. Pitty M.

Columnistas

Queremos prudencia, honorable alcalde electo

No se puede decir que la ciudad de Panamá está desprovista de archivos o registros documentales que soporten la existencia de las redes de infraestructura de las utilidades públicas

El 25 de junio de este año, el conocido periodista Álvaro Alvarado entrevistó el alcalde electo del distrito de Panamá, José Luis Fábrega, escuché detenidamente la participación del entrevistado. Debo manifestar que en respuesta a pregunta del periodista sobre sendos proyectos, como son el de calle Uruguay y vía Argentina, el Sr. Alcalde manifestó y aseveró que no existe información de por dónde pasan las tuberías de agua potable y alcantarillado y que el Gobierno, el MOP y la Alcaldía de Panamá no tienen nada al respecto.

Distinguido y honorable Sr. Alcalde, no son aceptables sus aseveraciones, ya que, como usted mismo sostiene que basta de politiquerías, tenga la bondad de no involucrar a gremios ni entidades en el exabrupto que sostiene con tanta seguridad; mire usted, los planos de las tuberías de agua potable de esta ciudad reposan en los archivos y registros del Idaan, los planos y registros de alcantarillado están en el MOP y el Idaan, no es posible que la SPIA y la Capac le hayan informado semejantes conclusiones para su aseveración, permítame decirle que lo dudo.

Con referencia a los avances en calle Uruguay, usted sostiene que no es el momento de hablar de quién le debe a quién, no señor, hay que revisar y ver quién es responsable de qué, nuestro dinero no es de libre disposición, es de todos nosotros, y saltar a proponer adendas de tiempo y dinero tampoco, verifiquemos el contrato, sus alcances y los estudios y diseños que fueron aprobados previamente, porque ahora salomónicamente nos olvidamos de que hay fianzas, hay inspecciones y refrendos de cuentas que hay que revisar.

No se puede decir que la ciudad de Panamá está desprovista de archivos o registros documentales que soporten la existencia de las redes de infraestructura de las utilidades públicas, como son las de agua potable, aguas pluviales y servidas; nada más lejos de la realidad. ¿Cómo es posible que nos traten de inducir a pensar que estamos en semejantes condiciones paupérrimas en materia de las obras inducidas que permanentemente crecen y dinamizan la base del crecimiento de nuestra metrópoli?

Además, ninguna constructora en este país hay que descubrirle ahora el agua tibia, todos firman un contrato basado y exhortados de que llueven nueve meses y hay cambios de mareas dos veces al día.

Es de reconsiderar soluciones aprobando adendas de tiempo y económicas para construir supuestos cajones pluviales, estaciones de bombeo y rompimiento de pavimento para cruzar transversalmente la Ave. Balboa y la Cinta Costera para conducir y vertir en la bahía de Panamá.

Señor alcalde electo, no es cierto que después de una INVERSIÓN multimillonaria para ejecutar la obra denominada ‘Saneamiento de la Bahía de Panamá', documentada con la información de un diseño soportado con estudios previos para las soluciones construidas y que dejaron previstas las facilidades para futuras interconexiones, siendo así que cualquier nuevo contratista que se le adjudique algún proyecto, los estudios y diseños para la construcción es importante evitar alterar la finalidad del proyecto de saneamiento.

Por otro lado, si no fueron reales sus estudios para cotizar la obra, esa es su responsabilidad. Creo loable y necesario que reflexione si no lo están engañando, si los constructores del saneamiento cometieron negligencias y las aprobaron los entes correspondientes, deben responder a semejante falta, si la hubo.

Con el respeto que amerita, presento esta interpelación apoyando gestiones transparentes y de buenos resultados para el bien común.

INGENIERO

***