Panamá,25º

16 de Dec de 2019

Virgilio Correa

Columnistas

Cortizo, Macron y Macri: ¡el misterio de la trinidad occidental!

El 17 de julio lograron su primer éxito de Gobierno. Parece que estamos en buenas manos (2019-24), gracias al pueblo panameño entero que votó muy bien hace poco

Los incompetentes ya se fueron, gracias a que el pueblo panameño votó competentemente en mayo de este año. Aunque dejaron un mal olor en cada centímetro cúbico panameño, el nuevo Gobierno ha logrado, en poco tiempo, producir su propio perfume sanitario, y de esta manera ir limpiando cada rincón infectado por el anterior Gobierno.

El 17 de julio lograron su primer éxito de Gobierno. Parece que estamos en buenas manos (2019-24), gracias al pueblo panameño entero que votó muy bien hace poco.

Por ahora nos atrae el nuevo perfume sanitario del nuevo Gobierno. Al menos huele bien desde nuestra morada, a donde nos llega con el viento de las mañanas.

Ante todo, no crearán más impuestos, una decisión sabia, a pesar de los comentarios malsanos de una élite improvisada de nuevos nacionales, que no conocen a ciencia exacta la idiosincrasia del pueblo panameño: ‘NO MÁS IMPUESTOS-1821', fue por eso que nos liberamos del yugo colonial.

Los grandes problemas de Macron en Francia surgieron por escuchar a esos mismos nuevos nacionales galos improvisados, que desconocen la idiosincrasia del genuino pueblo francés 1789. Los impuestos han perturbado por dos años la misión del presidente Macron, ahora que bajó tres cambios fiscales las cosas van mejor. Francia es el primer país de inversión extranjera en Europa. Ojalá Panamá lo vuelva a ser pronto, al reducir la factible carga fiscal.

Otro ejemplo es Macri en Argentina que dosificó la carga impositiva, para luego buscar un gran préstamo, hacer ahorros de gastos improductivos, por esos logros, será muy probablemente el próximo 24 de noviembre, el primer presidente argentino no peronista al 100 %, en cumplir su mandato de cuatro años y tal vez alcanzar la reelección ese mismo día.

Nos contagia de alegría la buena idea del nuevo Gobierno panameño: ‘perfeccionar el gasto productivo, estimular el ahorro, no penalizar al pueblo e invertir planificadamente los recursos del Estado en puro desarrollo económico y social'.

Un Keynesianismo social puro del siglo XXI para poner andar la rueda del desarrollo económico planificado panameño.

Lo cierto es que el Gobierno de Cortizo nos insertará en el concierto de Naciones y podremos tocar libremente nuestras melodías panameñas, así como lo ha hecho Macri en Argentina y Macron en Francia. Volvemos nuevamente a las grandes ligas por la puerta del frente. Digamos una vez por toda: adiós a los mediocres. Hoy día la ideología queda relegada a un segundo plano, porque ya vamos a cruzar el umbral del primer quinto del siglo XXI, ahora solo cuenta cuán competitivo y eficiente eres ante todo.

No hay tiempo para la mediocridad y el despilfarro. En eso pareciera que Cortizo, Macri y Macron tienen visiones parecidas y sus posiciones se acercan a un punto común: ‘el buen sentido de las cosas y ser eficientes ante todo'.

Macri se perfila en líder del Mercosur, si se reelige en noviembre próximo.

Macron se identifica en líder de la Unión Europea, post-Merkel y brexit .

Cortizo en líder de Centroamérica, Caribe, Colombia y Venezuela (172 millones de habitantes que limitan con el Pacífico y el Atlántico por tierra, mar y aire).

Si sumamos todos los habitantes donde gobiernan estos tres líderes, sumaríamos casi mil millones de ciudadanos, de que hacer un grupo fuerte en el lado occidental del planeta. Panamá podría ser la sede de ese gran conglomerado comercial y financiero, para limar así las asperezas dejada por el muy mal Gobierno anterior y sus ‘Panama Papers', poniendo de relevo la conectividad panameña a vocación global.

EMPRESARIO