Panamá,25º

10 de Dec de 2019

Avatar del Ricardo Arturo Ríos Torres

Ricardo Arturo Ríos Torres

Columnistas

‘El callejón de la muerte'

El ejército liberal, triunfante en Bejuco, se acerca a la ciudad de Panamá, la toma es inminente

La primera etapa de la Guerra de los Mil Días, a finales del Siglo XIX, culmina con la traición del Emiliano Herrera, dirigente liberal colombiano, el cual pacta con el imperio de Wall Street la derrota de los liberales panameños, en la trágica batalla del Puente de Calidonia, el 26 de julio de 1900.

Washington nunca permitirá el triunfo de Belisario Porras, pues significará un escollo en su interés de hacer un canal que les urge para la expansión estadounidense en el Pacífico. La Doctrina Monroe, el Destino Manifiesto y la Política del Gran Garrote demandan el control del istmo panameño, como ocurre con el Tratado Hay-Bunau Varilla del 18 de noviembre de 1903, el conocido ‘PANAMA CEDE'.

El ejército liberal, triunfante en Bejuco, se acerca a la ciudad de Panamá, la toma es inminente, los conservadores, anímicamente, ya están derrotados. Los dirigentes liberales acuerdan con Emiliano Herrera una estrategia que hará fácil la toma de la ciudad de Panamá, ellos conocen el área geográfica.

Emiliano Herrera, sorpresivamente, decide atacar por el sector del Puente de Calidonia, los norteamericanos le facilitan las ametralladoras que asesinan a 600 jóvenes panameños.

‘El callejón de la muerte', como lo llama el escritor colombiano Gonzalo España, en su novela ‘Odios fríos', da detalles de la masacre liberal. Estados Unidos durante todo el conflicto apoya a los conservadores, con ellos el tan ansiado canal es más factible. Emiliano es el judas que se somete a los intereses del Coloso del Norte.

Belisario le entrega a Victoriano Lorenzo las armas de los liberales, las cuales se usan en la segunda etapa de la Guerra de los Mil Días, en la cual el hombre del Cacao lideriza con éxito ‘a los cholos insolentes' de Coclé y derrota en sucesivas batallas al ejército conservador.

Benjamín Herrera, hermano del nefasto Emiliano, dirige el ejército liberal; son públicos y notorios los desacuerdos con los dirigentes panameños, sobre todo con Belisario Porras. Benjamín arresta a Porras y lo envía detenido a Veraguas, la intención era fusilarlo.

Victoriano, héroe de la batalla de Aguadulce, se va a Veraguas y lo libera; eso enfurece a Benjamín, el cual se desquita al entregar a Victoriano a los gringos, luego de la firma del Tratado de Wisconsin impuesto por EUA. Los Herrera, enemigos de los liberales panameños, quedan marcados en el devenir nacional como los judas al servicio de la potencia emergente del Siglo XX. ‘Odios fríos', de Gonzalo España, recoge un pensamiento visionario del Guerrillero invisible ‘el verdadero enemigo de Panamá son los norteamericanos', ellos, con la complicidad de los liberales colombianos y conservadores panameños, lo fusilan el 15 de mayo de 1903.

La Guerra de los Mil Días es un movimiento que tiende a la separación de Panamá del centralismo de Bogotá, así lo entendieron los liberales colombianos y los estadounidenses.

Recomiendo la lectura de la novela de Rosa María Britton, ‘El ataúd de uso', la cual destaca la batalla del Puente de Calidonia y episodios inéditos de la Guerra de los Mil Días. Así mismo, las novelas de los escritores colombianos Rafael Baena 'La guerra perdida del indio Lorenzo' y ‘Odios fríos' de Gonzalo España. Jorge Conte Porras tiene un magnífico ensayo, ‘Antología de la Guerra de los Mil Días 1899 -1902'.

DOCENTE, HISTORIADOR Y ESCRITOR.