Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Bolívar Gonzálezopinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Biografía autorizada de José Del Carmen González (1934 – 1969)

“En una oportunidad en que José cantó una serenata con el poeta Severino Medina, este último le dijo al terminar: “Si yo tuviera la voz tuya, José, no me callaría nunca la boca, me la pasaría cantando por siempre”.”

Destaco la colaboración de la Lic. Raquel González de Tejeira, hija de José del Carmen González.

José del Carmen González nació en el corregimiento de La Tiza, distrito de Las Tablas, provincia de Los Santos, el 13 de febrero de 1934.

Desde temprana edad emigró a la ciudad capital, dedicándose entre muchas de sus actividades, al arte del canto de la décima panameña. A este laureado artista nacional, considerado como el más sentimental de todos nuestros intérpretes de la mejorana, le correspondió abonar el terreno de la Décima, que para la época gozaba de muy poco valor; por no decir que era desconocida en ciertas regiones del país.

José, llegó a cautivar los más severos críticos y gozó de aprecio y admiración por parte de sus colegas, siendo el Gallino Lamento, El Llanto y el Zapatero sus torrentes predilectos; cantó con mucha emoción y sentimiento los versos y décimas de los poetas Severino Medina de La Laja, de Las Tablas, del Dr. Sergio González Ruiz, Rufino Barahona y Pompilio Pérez, de Las Tablas, de Agustín Rodríguez de la calle Del Pescao de Chitré, de Rodrigo Escobar Tamayo, Antonio “TOÑO” Díaz, el poeta periodista y con mayor sentimiento los del poeta José del Carmen Bosques; entre muchos más.

José del Carmen González, representó con hidalguía al hombre sencillo, franco, alegre y dicharachero, al buen amigo, al hombre sincero de nuestro interior. Hoy su voz, heredada de su padre Onofre González, gritador y salomador de las Juntas de Embarras de la región, se inmortaliza al escuchar sus discos grabados, entre los más solicitados: Regalo de Navidad, Eso es amor, vida mía, Adiós Las Tablas, Desde mi silla de ruedas, Angela María Alcobé, De vuelta al río La Villa, Enfermo y afligido, Yo soy de la Patria joven, Año Nuevo, El envidioso, Que no muera el violín, El puente sobre el Canal, Soy orgullo de La Tiza, entre otros.

Sin duda alguna, sus interpretaciones de la obra de Rufino Barahona, “DESDE MI SILLA DE RUEDAS”, (misma que fue cantada también por Toñito Vargas y Agustín Rodríguez, pero que no llenaron las expectativas ni del propio Rufino, su autor ni de los pocos que las escuchamos); pasan a ser el mayor éxito interpretativo de la incipiente industria discográfica nacional, gracias a la visión comercial y de empresario del gran amigo y coterráneo don FRINGO Villarreal, que a la par de su hermano CHICHITO, mantenían la Destiladora Villarreal con sus famosos productos “Seco Blanco” y la ginebra Royal Gin”; quienes toman como suyo el proyecto e invitan a José a participar del mismo cantando toda la obra de Barahona, trabajo por el cual recibe la suma de 100 Balboas (CIEN BALBOAS).

Personas sin escrúpulos han tomado como botín personal toda la obra musical de José del Carmen González, sin tomar en cuenta ni a sus hijos ni al resto de su familia. No está lejos el día en que se haga justicia, ya que las leyes sobre Derecho de Autor y de Propiedad Industrial son muy rigurosas y son de estricto cumplimiento.

Muchos artistas le han cantado a José del Carmen González, en Cantaderas y Velorios. Cantados, artistas de la talla de Bolívar Barrios, Toñito Vargas, Lili Samaniego, Agustín Rodríguez (q.e.p.d.), Miguelito Cano, Luis del Monte (q.e.p.d.); destacando su talento, su don de gente y sobre todo, su voz inmortal; resaltando su inimitable talento para cantar la Mejorana, como ejemplo a las futuras generaciones de cantadores.

En una oportunidad en que José cantó una serenata con el poeta Severino Medina, este último le dijo al terminar: “Si yo tuviera la voz tuya, José, no me callaría nunca la boca, me la pasaría cantando por siempre”.

José murió a la edad de 35 años. En su corta vida jamás se separó de su querida guitarra ni siquiera en su lecho de enfermo; su voz quedó truncada la madrugada del 14 de octubre de 1969.

Esa guitarra encordada a la zurda y que tantos aplausos logró acompañando su voz sonora hoy día reposa junto al acordeón de GELO Córdoba, en el museo Manuel Fernando Zárate, de Guararé.

En su pueblo natal La Tiza, se encuentra el busto de José Del Carmen, gracias el esfuerzo de su familia, de amigos que con un poco de apoyo de la empresa privada se pudo lograr para gloria de este pueblo. El busto de José está localizado en un pequeño, pero lindo parque en donde los niños y visitantes leen con entusiasmo los versos “SOY ORGULLO DE LA TIZA” y contemplan la personalidad de este gran artista; las autoridades municipales a las que se les entregó esta obra no muestran ningún tipo de interés ni del mantenimiento mínimo del mismo. Llamamos la atención al Municipio de Las Tablas para que tomen acción al respecto.

Hoy día, gracias a DISCOS TAMAYO y a la persona del Lic. Jorge Luis Tamayo, puede adquirirse LA OBRA MUSICAL DE JOSÉ DEL CARMEN GONZALEZ, con más de 25 de sus mejores interpretaciones, incluidas en dos CD con una presentación preciosa y digna de un artista de su estatura.

Escritor, folclorista y compositor.