Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Liliana Morales Cordoba

Columnistas

Apoyemos el 6 % en las reformas para la educación

La reformas constitucionales es un tema que ha generado diversas opiniones y emociones encontradas en los panameños. Un aspecto positivo que quisiera compartir con nuestros lectores es lo que recomienda añadir el Ejecutivo en nuestra Carta Magna, en su Capítulo 5, Artículo 95, el cual plantea lo siguiente:.

La reformas constitucionales es un tema que ha generado diversas opiniones y emociones encontradas en los panameños. Un aspecto positivo que quisiera compartir con nuestros lectores es lo que recomienda añadir el Ejecutivo en nuestra Carta Magna, en su Capítulo 5, Artículo 95, el cual plantea lo siguiente:

“Artículo 95. La educación oficial es gratuita en todos los niveles, desde preescolar hasta el grado universitario. Es obligatoria el segundo nivel de enseñanza o educación media. La gratuidad implica para el Estado proporcionar al educando que lo necesite, en áreas de pobreza multidimensional, la alimentación adecuada y todos los útiles necesarios para su aprendizaje mientras completa su educación media. La gratuidad de la educación no impide el establecimiento de un derecho de matrícula pagada en los niveles no obligatorios. El Estado destinará un mínimo del 6 % del producto interno bruto para la educación. Los maestros y profesores recibirán capacitación continua y obligatoria en aras de lograr la excelencia académica, basada en los medios tecnológicos y digitales para garantizar el aprendizaje efectivo”.

Con relación a este tema, es importante tomar en cuenta que el BID indicó que Panamá figura dentro de los cinco países que menos invierte en su educación, disponiendo en el 2017 para esta área, solo el 3.3 % del PIB, por lo que elevarlo al 6 % es una iniciativa que en conjunto debemos exaltar.

Mientras el Gobierno está impulsando relaciones comerciales y diplomáticas, la venida de multinacionales, otras tecnologías, infraestructuras y demás, demanda que nuestros nacionales estén bien preparados y sobre todo que se les facilite el aprendizaje del idioma inglés, puesto que muchos panameños con experticia pierden oportunidades laborales y de negocio a falta del dominio de este idioma, limitando así su propio potencial.

Miles de panameños están compitiendo en el mercado laboral o esperando una oportunidad de trabajo en largas filas y bajo un sol incandescente, pero muchos no tienen o no tuvieron acceso a pagar una educación de alto nivel, por lo que postergar este tema ya no es una opción. El Estado tiene el deber de hacerle frente a esta situación, especialmente por las nuevas generaciones en formación.

Si bien es cierto algunos artículos de estas reformas pueden dividir nuestras opiniones, es a través del consenso y el debate que podremos encontrar el balance que requiere nuestra sociedad, la cual demanda soluciones concretas a los problemas que nos aquejan con relación a los servicios básicos, transparencia en el manejo de los recursos del Estado y otros más.

Considero esta propuesta del 6 % para la educación dentro de las reformas constitucionales como una aspiración que debe unir nuestras voces y demandar juntos que se haga una realidad en beneficio de todos los panameños, ya que la educación es un pilar importante para mejorar nuestra calidad de vida y la de próximas generaciones.

Asesora legal y de Permisos para Proyectos de Construcción y Negocios.