Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

¿Diálogo?

Convocan a un supuesto diálogo a la usanza de lo que hicieron en 1995 (Reformas al Código de Trabajo), 2005 (Reformas a la CSS), 2010 ley referente a la actividad aérea comercial (Incluyó ocho temas distintos, de allí que se le denomine “ley chorizo”), todas estas medidas impuestas a sangre y fuego.

Ante el rechazo en las calles de las reformas inconsultas a la Constitución de la Concertación y la inminente derrota que sufrirían en un referéndum, Cortizo y las cúpulas de los partidos tradicionales optaron por otro tortuoso camino, para evitar que sea el pueblo soberano el que confeccione su propia Constitución.

Convocan a un supuesto diálogo a la usanza de lo que hicieron en 1995 (Reformas al Código de Trabajo), 2005 (Reformas a la CSS), 2010 ley referente a la actividad aérea comercial (Incluyó ocho temas distintos, de allí que se le denomine “ley chorizo”), todas estas medidas impuestas a sangre y fuego. En ellos han estado involucradas las administraciones de Ernesto Pérez Balladares (PRD), Mireya Moscoso (Panameñista) y Martín Torrijos (PRD), Ricardo Martinelli (CD) y Juan Carlos Varela (Panameñista).

El mal llamado diálogo no es vinculante. No tiene fecha de inicio ni de culminación. No establece a quiénes se convocan y de ellos quiénes tienen derecho a voz y voto.

En todos ellos, el PNUD jugó como “facilitador”, trazó el campo de juego, los convocantes e impuso la metodología. Fue evidente la parcialidad del organismo con el gobierno. En el caso de CSS, la facilitadora fue Isabel de Saint Malo, luego vicepresidenta y canciller de la República, llevando a un pacto fuera de la mesa de diálogo, conocido como el Pacto de Gamboa. También tenemos que recordar el caso de Barro Blanco, dónde se compraron dirigentes, se actuó en favor de la empresa hidroeléctrica y dónde se demostró que el organismo incumplió los requerimientos sociales y ambientales en el proceso de negociación.

Para Nito Cortizo y el poder económico-político, se trata de ganar tiempo; es postergar la crisis institucional, mientras avanzan con otras medidas lesivas contra el pueblo. Ya lo dijo Cortizo, que “él no necesita reformas constitucionales para gobernar”, y puso como ejemplo el reciente nombramiento de magistrados cuando cedió a una consultora privada vinculada a las élites económicas una decisión que era una de sus facultades constitucionales. Pero eso no resuelve la crisis, la profundiza.

El mal llamado diálogo no es vinculante. No tiene fecha de inicio ni de culminación. No establece a quiénes se convocan y de ellos quiénes tienen derecho a voz y voto. De volver a la Asamblea, aunque hoy se ha demostrado que no hay independencia de los poderes, nada impide que los disputados corruptos no introduzcan cambios otra vez. Es otro diálogo de “Yo con Yo”, donde el poder económico con las cúpulas de los partidos tradicionales y demás títeres, imponen su voluntad. Tal como plantea Frenadeso “…esta Partidocracia corrupta, puede tener su agenda oculta. Y es, como en ocasiones anteriores, rehuir que el pueblo decida en referéndum, e imponer las reformas en la Asamblea en dos períodos consecutivos 2024-2025. Las dos veces que reformas constitucionales se han llevado a referéndum (1992 y 1998) fueron rechazadas por el pueblo. Si se deciden finalmente por el referéndum sería aplicando el clientelismo, la compra y venta de votos, el cerco informativo contra el No, control absoluto de los medios de comunicación para la manipulación de la opinión pública y un Tribunal Electoral totalmente parcializado como sucedió en el referéndum de la ampliación del Canal”.

Ya lo dijo Cortizo, que 'él no necesita reformas constitucionales para gobernar', y puso como ejemplo el reciente nombramiento de magistrados...

Nunca hemos rehusado a dialogar, siempre que se trate de un verdadero diálogo y no de diálogos de YO con YO, prácticas muy usuales de todos los gobiernos. El actual llamado del gobierno, no es la excepción, pues han impuesto el facilitador, impondrán la metodología y a los convocados.

Llamamos al pueblo a organizarnos, hasta conquistar una Asamblea Constituyente Originaria. La realización de una Nueva Constitución, que represente los intereses nacionales y sociales, que adecente el país, solo es posible a través de una Asamblea Constituyente Originaria auto convocada y con plenos poderes, que permita refundar el país.

Secretario General de Conusi-Frenadeso