25 de Feb de 2020

Avatar del Rafael Carles

Rafael Carles

Columnistas

Predicciones de salud para 2020

Es la temporada de predicciones. Nuestra bola de cristal muestra a un asesor en salud dándonos consejos alimentarios para reemplazar la comida procesada que ofrecen los kioscos escolares, ideas para introducir etiquetas de comida honestas que todos puedan entender

Es la temporada de predicciones. Nuestra bola de cristal muestra a un asesor en salud dándonos consejos alimentarios para reemplazar la comida procesada que ofrecen los kioscos escolares, ideas para introducir etiquetas de comida honestas que todos puedan entender, normas para alimentos seguros que nadie se preocupe por ellos, salarios para trabajadores agrícolas con los que realmente puedan vivir, y apoyo tecnológico para campesinos que cultivan alimentos que protegen y reponen el suelo y el agua, reducen los gases de efecto invernadero y proporcionan una vida digna a toda la población.

De verdad que cualquiera puede soñar, y si hay un tiempo en el que necesitamos sueños y visiones para un sistema alimentario más saludable y sostenible, éste es el momento. No podemos entender la razón de cómo alguien se pueda oponer a garantizar que todos los niños sean alimentados con la mejor comida posible en las escuelas, que los animales se críen de manera humana o que los cultivos se cultiven de manera sostenible con el menor daño posible para el medio ambiente.

Nuestro sistema alimentario debería proteger y promover la salud pública como su primera prioridad.

Pero como dice el refrán, lo último que se pierde es la esperanza. Y quisiéramos pensar que en algún momento pronto nuestros sueños se harán realidad. Sin embargo, nuestra predicción para 2020 es que nada de eso sucederá este año. Nuestras predicciones para el 2020 son las siguientes:

Primero, debido a la inflación médica y los aumentos en gastos de salud, el enfoque será comer menos cantidad de comida. Suponemos que las calorías volverán a ser la mejor explicación por el aumento de peso, ya que los argumentos de los dos últimos años sobre “bajo en carbohidratos” versus “bajo en grasas” no llegaron a ninguna conclusión.

Sin dudas, el 2020 será un año para estar atentos, abrir los ojos y tener una mirada adecuada para aprovechar cada instante que nos regala la vida.

El consejo para comer menos será más de tendencia que de moda, y el truco consistirá en encontrar una manera de hacerlo que resulte fácil de cumplir y que se convierta en estilo permanente de vida saludable. Las dietas intermitentes adquirirán fuerza y lograrán captar muchos adeptos. Segundo, la clave de hacer ejercicio físico será más por ayudar la salud mental que simplemente quemar calorías para bajar de peso. Yoga, chi kung y tai chi ganarán ímpetu, así como caminatas leves por el bosque y excursiones por los cerros.

Tercero, ser viejo será “cool”, y a pesar de la epidemia de Alzheimer, Parkinson y otras demencias que azotan a la humanidad, las personas mayores aparecerán en las primeras planas de la moda. Nadie puede controlar su edad, pero sí la gente podrá sentirse más jóvenes decidiendo qué comer, qué ejercicios físicos hacer, qué amistades escoger y qué objetivos de jubilación definir. Nadie mejor que los adultos mayores para enseñar a los jóvenes sobre maneras simples de mantener su cuerpo en forma y su mente en sintonía.

Cuarto, el significado de madurez se vinculará más a las personas que aprecian la experiencia y el conocimiento sobre las apariencias y frivolidades. Los millennials, que ahora tienen entre 20 y 30 años, dicen que la madurez comienza a los 59 años. Los de la generación X, ahora en sus 40 años, y sin duda con una nueva apreciación de cuán cerca están de entrar en sus 50, dicen que 65 es el comienzo de la madurez. Los baby boomers señalan la edad de 73 como el principio de la madurez. Claramente, mucho depende de la perspectiva de quién define “madurez”. Lo cierto es que el 2020 marcará el hito en que ser maduro significa más razón y más discernimiento.

Y quinto, el 2020 revelará que el mejor deporte es el golf porque jugarlo socialmente agrega años de vida a quienes lo practican correctamente, es decir caminando. Investigaciones demuestran que los golfistas sociales viven más que las personas sedentarias, pero también viven más que los demás deportistas que participan en actividades a menudo solitarias como trotar, nadar y andar en bicicleta.

Sin dudas, el 2020 será un año para estar atentos, abrir los ojos y tener una mirada adecuada para aprovechar cada instante que nos regala la vida. Por tanto, coma menos, envejezca mejor, juegue golf y disfrute todo el año.

Empresario, consultor en nutrición y asesor de salud pública