Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

La salud es un tema de Estado y de Derechos Humanos

En su Informe de los seis meses de gestión, el Presidente subrayó que “la salud es un tema de Estado y de Derechos Humanos”. Esta declaración del primer mandatario constituye un mandato para las autoridades nacionales del sector salud y un compromiso con la población panameña.

En su Informe de los seis meses de gestión, el Presidente subrayó que “la salud es un tema de Estado y de Derechos Humanos”. Esta declaración del primer mandatario constituye un mandato para las autoridades nacionales del sector salud y un compromiso con la población panameña.

Para poner en contexto ese compromiso, el presidente comenzó destacando que “ya se inició el proceso de coordinación efectiva y sostenible entre el Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja de Seguro Social (CSS) para garantizar un mejor servicio de atención”. Aseguró que se optimizarán los procesos de compras de medicamentos, aprovechando las facilidades del sistema de Naciones Unidas (OPS/OMS y UNOPS) para pasar del “no hay” al “sí hay” en medicamentos”. Sobre la Caja de Seguro Social, subrayó que “es de todos los asegurados, que no será privatizada y cumplirá su misión y compromiso de protección de la salud y seguridad financiera”. Y sobre el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte, se comprometió a convocar a un “Gran Diálogo Nacional tan pronto se tengan todos los estados financieros auditados por Contraloría y el Informe Técnico Actuarial”.

En ese contexto me pregunto si podrá cumplir y hago las siguientes reflexiones. La coordinación efectiva y sostenible entre el Minsa y la CSS es el corazón de la transformación de nuestro sistema de salud, y para ello contamos con el sólido respaldo político que ofrece el Decreto Ejecutivo 290. El Decreto se fundamenta en el contenido de nuestra Constitución Política y las leyes relacionadas. Echa mano de los valiosos aportes de tres espacios de concertación, a saber: la Mesa de Salud de la Concertación Nacional para el Desarrollo; la Mesa de Dialogo por una mejora y fortalecimiento del sistema de salud integral y; la Comisión de Alto Nivel para la transformación del sistema de salud.

Como si fuera poco, para impulsar la transformación del sistema público de salud, la CSS y el Minsa contarán, si se mantiene la tendencia, con más de $8,000 millones para el próximo año. Recursos financieros suficientes para impulsar la cobertura universal de salud para todos.

Para pasar del “no hay” al sí hay” en medicamentos; los panameños contamos con la  Ley 97  “que modifica, adiciona artículos a la ley 1 de 10 de enero de 2001 sobre medicamentos y otros productos para la salud humana y dicta otras disposiciones”. La nueva ley garantizará el abastecimiento oportuno y suficiente de medicamentos eficaces, seguros y de calidad, necesarios para la atención adecuada de la población panameña. Dicha legislación permitirá al Minsa autorizar la importación de medicamentos y productos farmacéuticos a través de mecanismos internacionales disponibles, directos y expeditos. Contribuirá a agilizar los trámites de registro de medicamentos y garantizar su acceso oportuno. Ayudará también a regular la competencia, exigiendo precios solidarios y asequibles para los medicamentos e insumos del sector público, comprando donde más le convenga a la mayoría de los panameños.

Como si eso fuera poco, el  Plan estratégico del gobierno 2020-2024  propone, entre otras, las siguientes acciones prioritarias:  Realizar compras únicas de medicamentos e insumos para el sistema público de salud con precios de referencia, a través de un “Centro Nacional de Compra de Medicamentos e Insumos”. Se incluye la opción de comprar a través de organismos internacionales como la OPS y UNOPS; crear “Farmacias Populares” en los barrios y comunidades, para ofrecer medicamentos de calidad y seguridad, a precios accesibles, privilegiando el uso de medicamentos genéricos bioequivalentes; promover la inversión de la industria farmacéutica nacional e internacional para fomentar la fabricación de medicamentos en Panamá.

Sobre la CSS y el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte, el mismo PEG 2020-2024 propone, entre otras, llevar a cabo las siguientes intervenciones: Convocar el Diálogo Nacional por la CSS, con la participación de todos los sectores: empresarios, trabajadores, gremios y sociedad civil, por el rescate de la institución y lograr mayor sostenibilidad financiera; transformar los servicios de salud con un enfoque de gestión en los usuarios, equidad, calidad, seguridad y calidez; utilizando tecnología innovadora; establecer el Observatorio “Atención Pronta” de lista de espera de cirugías, de citas y procedimientos, consultas priorizadas para agilizar la atención y promoción de salud en línea; desarrollar un programa intensivo de mantenimiento y recuperación de todas las infraestructuras.

Yo me siento optimista y esperanzado por estas afirmaciones, y opino que “sí se puede” y dependerá de los panameños que se cumpla. Las autoridades de salud deben aprovechar este clarísimo respaldo político. Y la población debe darles seguimiento organizado y sistemático a estas declaraciones, para que al término del período sean una realidad.

Médico