Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Jennie Barb

Columnistas

A salvo con Lolita, la vacuna contra el abuso sexual infantil

El abuso sexual infantil es una horrenda realidad que convive con nosotros. Cada día salen a la luz pública nuevos casos de niñas y niños que son abusados generalmente dentro de sus propios hogares por personas de las que esperan seguridad, afecto y protección.

El abuso sexual infantil es una horrenda realidad que convive con nosotros. Cada día salen a la luz pública nuevos casos de niñas y niños que son abusados generalmente dentro de sus propios hogares por personas de las que esperan seguridad, afecto y protección. Para los padres de familia resulta difícil prevenir el abuso sexual de sus hijos porque desconocen cómo hacerlo y el agresor no es fácil de identificar. La pregunta que frecuentemente nos hacemos es ¿cómo podemos prevenir el abuso sexual y proteger mejor a nuestros hijos?

Es común que ambos padres trabajen y que los niños después de la escuela permanezcan solos, a cargo de un familiar o de una colaboradora del hogar. Los padres, escasos de tiempo, agobiados por sus propias responsabilidades, no les enseñan a los hijos medidas de protección ante situaciones de riesgo de abuso sexual, usan el castigo corporal y formas inadecuadas de crianza que no desarrollan factores protectores en ellos. Lo que da como resultado niños en riesgo a merced de su suerte.

Si bien es cierto que la prevención es todo acto que impide la aparición de un problema, cuando hablamos de prevenir abuso sexual infantil, va más allá. El acto de abuso ocurre en secreto y a puertas cerradas. El niño se enfrenta solo al agresor. Para que pueda aprender a protegerse debe recibir información estructurada de acuerdo con su edad y desarrollo. No basta con decirle que no dejen que toquen sus partes privadas. El desnivel de poder y autoridad, la manipulación y la coerción en las que se dan los abusos los inhibe y les deja muy pocas opciones. Como sociedad tenemos la obligación de hacerle frente a esta situación salvaguardando la integridad emocional y física de nuestra niñez.

Es aquí donde se requiere un programa estructurado e integral que incluya al niño, a la familia y a la escuela como “A salvo con Lolita”. Este programa consta de cuatro libros para uso de los estudiantes, que incluyen un díptico para la familia y un afiche. Además, para asegurar los objetivos, el programa incorpora un manual para el docente con cuatro módulos, uno para cada nivel. En el manual se adjuntan veinticuatro 24 cartas de seguimiento para los padres de familia. Seis en cada módulo. El programa ofrece capacitaciones a los maestros y a los padres de familia de las escuelas donde se lleva a cabo. También añade una página de internet, con ejercicios interactivos para los estudiantes e información para padres y maestros.

“A salvo con Lolita” aborda el tema de prevención del abuso sexual de acuerdo con los distintos grupos etarios. Todos los libros de trabajo de los niños deben utilizarse con el manual, contienen 44 páginas, con distintas actividades considerando el nivel. Nivel 1: preescolar (4 a 5 años), nivel 2: I y II grado (6 y 7 años), nivel 3: III y IV grado (8 y 9 años), nivel 4: V y VI grado (10 y 11 años).

Cada libro de trabajo lleva inserto un díptico que contiene información para la familia. Introduce el tema del abuso sexual infantil y las conductas que abarca. Da recomendaciones para prevenirlo, además, aporta una lista de lugares y teléfonos dónde denunciar y recibir orientación. Se envía a los padres de familia por separado.

El manual para el docente contiene 228 páginas. Incluye un marco teórico sobre abuso sexual infantil, explica el programa, detalla los cuatro 4 módulos. Cada módulo está estructurado en 20 sesiones de 45 minutos, cada una incluye materiales, duración de cada actividad y las instrucciones, entre otros. El docente debe seguir el plan detallado que incluye el manual.

En la actualidad, los niños enfrentan nuevos retos que les hace más difícil mantenerse sanos y seguros. La sexualización de la sociedad, la influencia de la televisión, el internet, las redes sociales y los video juegos los exponen a situaciones nocivas para su desarrollo. A salvo con Lolita es una vacuna ante el flagelo del abuso sexual que deja huellas indelebles, interrumpe el desarrollo, roba la salud, la alegría y la posibilidad de crecer para formar familias sanas. Nos afecta a todos.

*La columnista es autora de “A salvo con Lolita”.

Escritora