Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Bolívar González

Columnistas

Ecos del Desfile de las Mil Polleras

“Quedó plenamente demostrado este año [...] el aspecto económico que le permitió a los pueblos de la región un “respiro económico” [...]”

Luego de transcurridos algunos días del “Desfile de las Mil Polleras”, en la hermosa ciudad de Las Tablas; de leer y escuchar comentarios al respecto, me permito acotar algunos hechos ocurridos, positivos y algunos no tan halagüeños. Sin embargo es importante resaltar que el desfile se desarrolló con todo éxito, mucho más de diez mil polleras se pasearon alegremente por las calles de esta acogedora ciudad anclada en la “tierra pareja” de la Región del Canajagua.

En la Gaceta Oficial # 27431 del 10 de diciembre de 2013, fue publicada la Ley 116 que en el primer artículo declara: “El segundo sábado de cada año el Día del Desfile de las Mil Polleras, para exaltar la pollera traje típico nacional, esta celebración tendrá lugar en Las Tablas, provincia de los Santos”. En el segundo artículo refiere en qué circunstancias el desfile puede ser trasladado al tercer sábado de enero y en el último asigna por intermedio del Instituto Nacional de Cultura, hoy Ministerio de Cultura, la suma de B/ 150 000.00 para la organización y desarrollo de esta actividad; concluyendo, ”Dichos recursos no podrán ser trasladados a ninguna otra actividad”.

“[...] importante resaltar que el desfile se desarrolló con todo éxito, mucho más de diez mil polleras se pasearon alegremente por las calles de esta acogedora ciudad [...]”

Aparte de las leyes que crean el Festival Nacional de la Mejorana en Guararé (Ley 91 de 1955) y el Festival del Manito de Ocú (Ley 53 de 1999) y que facilitan un pequeño subsidio para desarrollar estas notables actividades netamente tradicionales, son muy pocas las leyes que favorecen este tipo de eventos en el resto del país. El aporte al Desfile de las Mil Polleras, aunque no es suficiente, es razonable.

Quedó plenamente demostrado este año, no solo la exaltación del vestido nacional: su Majestad LA POLLERA, la camisilla, las artesanas que las confeccionan, las “cantalantes”, el tambor, la caja, los violines, mejoraneras, acordeones; sino el aspecto económico que le permitió a los pueblos de la región un “respiro económico”, con más de cinco millones de Balboas circulando en el área, durante estos días.

Por otra parte, fue maravilloso observar cómo familias enteras asistieron al Desfile de las Mil Polleras y se divirtieron de una forma sana y diferente.

El descontento de los asistentes fue evidente, debido a ciertos aspectos negativos presentados durante el desarrollo de este desfile como, por ejemplo:

• Se sintió la falta de una buena organización del Desfile de Las Mil Polleras, por parte de la Autoridad de Turismo, que honestamente se debe reconocer, contó con poco tiempo para ello.

• Se sugiere la creación de un patronato local o comité permanente que organice anualmente este desfile, con el apoyo de todas las entidades públicas que tienen que responder por el éxito de este evento nacional.

“El notable mal estado de las calles tableñas y la reparación urgente de las mismas, debe ser motivo de preocupación de sus autoridades”

• Este es el “Día del Desfile de las Mil Polleras, para exaltar la pollera traje típico nacional”, por lo que tienen prioridad las polleras. Los hermosos carros alegóricos que son parte importante de este evento, en esta oportunidad entorpecieron en muchas oportunidades que las mujeres de todas las edades lucieran a plenitud sus respectivas polleras.

• Las entidades que apoyan el desfile y que utilizan los vistosos carros alegóricos, se les debe intercalar en el desfile, permitiendo que las empolleradas “de a pie”, siempre tengan prioridad.

• El notable mal estado de las calles tableñas y la reparación urgente de las mismas, debe ser motivo de preocupación de sus autoridades.

• La falta de estacionamientos vehiculares y servicios higiénicos públicos es notable, por lo que urge que las autoridades municipales tomen nota para que el año próximo la ciudad de Las Tablas ofrezca una mejor atención a quienes la visitan.

• La ampliación de la ciudad de Las Tablas es urgente. Es notable la falta de buenos accesos a la ciudad y de nuevas calles que ofrezcan mayores y mejores facilidades a los visitantes que en cada evento tradicional o folclórico se hacen presentes; como en los carnavales, las festividades de nuestra patrona Santa Librada, las del 8 de Noviembre, por mencionar solo algunas.

• El soterramiento de cables de electricidad y telefónicos que entorpecen el desarrollo de los frecuentes desfiles tableños, es inminente y necesario.

Estimo que, tanto el nuevo alcalde, el resto de las autoridades municipales locales, como el diputado recientemente elegido, el Ministerio de Cultura y la sociedad tableña en general, están conscientes de que Las Tablas es un crisol que atrae multitudes que vienen a mostrar y absorber las diferentes culturas folclóricas nacionales; razón por la cual los señalamientos de buena fe presentados en el presente artículo muy pronto se deben tomar en consideración, para las acciones pertinentes.

Folclorista, compositor y escritor.