Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Manuel Cambra

Columnistas

NeuroOrtodoncia, algo bueno está sucediendo en Panamá

Paola* llegaba a su cita en esta clínica, acompañada de su padre; a duras penas podía bajarse del automóvil, y con gran dificultad movía una pierna y luego arrastraba la otra para movilizarse.

Paola* llegaba a su cita en esta clínica, acompañada de su padre; a duras penas podía bajarse del automóvil, y con gran dificultad movía una pierna y luego arrastraba la otra para movilizarse. Recorrer el trayecto desde el estacionamiento hasta el área de los elevadores, fue una tarea que requirió mucho esfuerzo de la joven y el soporte constante de su progenitor. Ella había sido diagnosticada por los especialistas que la trataron, con Esclerosis Lateral Amiotrófica, ELA, una enfermedad de las neuronas motoras en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal, centros neurálgicos que controlan el movimiento de los músculos voluntarios. ELA se conoce también por el nombre de Enfermedad de Lou Gehrig.

Yo llegaba en ese mismo momento a visitar al Dr. Pablo Rojas Pardini, amigo y compañero de graduación en la Facultad de Odontología de la Universidad de Panamá, y me extrañó un poco ver a esta joven que llegaba a atenderse con él, ya que ella, su padre y yo subimos en el elevador con similar destino. No entendía la relación entre la dolencia de esta jovencita y qué podía hacer mi amigo Pablo por ella, pues él es ortodoncista. El Dr. Rojas Pardini me había llamado porque estaba interesado en que lo asesorara en la escritura de un libro, “ya que la innovación producto de sus hallazgos e investigaciones, podían constituirse en un hito de la Medicina en Panamá, y él quería poner todo eso por escrito para compartirlo con el mundo”.

Me he reunido varias veces con mi apreciado amigo y su equipo de colaboradores para conocer de qué se tratan sus innovaciones científicas, y he podido constatar los resultados tan impresionantes que está obteniendo a través de su aplicación. Debidamente autorizado por ellos, he observado, con asombro, a varios pacientes que han sido atendidos en esta clínica y que han obtenido alivio en sus dolencias, después de haber sido tratadas infructuosamente durante años por diferentes facultativos.

No deseo que se me malinterprete. Los tratamientos que aplica el Dr. Rojas Pardini van precedidos de una serie de exámenes y un extenso cuestionario (“Screening”) para descartar la presencia de lesiones, tumores o de ciertos desórdenes sistémicos que puedan ser la causa de tales dolencias. En esta forma, se puede determinar con certeza si el paciente califica para recibir uno de los tratamientos del Sistema Wirethreading, o “tejido de alambre”, que no es otra cosa que la técnica que por años ha desarrollado el Dr. Rojas Pardini, la cual ha sido patentada por él en los Estados Unidos, la Unión Europea, Panamá, en varios países de América Latina y de Asia. Hoy, Pablo ha tenido la visión de llamar a su técnica NeuroOrtodoncia.

Este innovador avance en la aplicación de tratamientos de Ortodoncia, o comúnmente conocidos como “frenos”, le ha valido al Dr. Rojas Pardini diversos reconocimientos nacionales e internacionales; recientemente, él fue declarado “Hijo meritorio” del distrito de Panamá y recibió las Llaves de la Ciudad, por parte de la Comuna capitalina.

Regreso nuevamente al caso de Paola; días después de haberla visto en la clínica Rojas Pardini, me informaron que la joven había comenzado a experimentar mejoría al día siguiente de la aplicación del primer tratamiento. En estos precisos momentos, ella ya puede mover sus manos, que estaban casi paralizadas, y hasta puede subir una escalera, aunque todavía con cierta dificultad. Allí en esa clínica, conocí el caso de otra paciente que fue diagnosticada hace algunos años con Esclerosis Múltiple. Ella tocaba algunos instrumentos musicales, cantaba en el coro de su iglesia y era una joven muy activa, hasta que la enfermedad fue minando su físico, dejándola casi paralizada. Hoy puede mover sus manos, camina bastante bien, toca magistralmente la guitarra, y su melodiosa voz ha vuelto a deleitar a los feligreses de su templo religioso.

Como estos dos casos, hay otros muchos pacientes con diversos sufrimientos y dolores constantes de diferentes causas, que han sentido alivio en sus dolencias y han comenzado a recuperar su bienestar y a gozar una vida más placentera y sana. Entonces, algo bueno está sucediendo en Panamá, en medio de tanto negativismo y situaciones adversas que nos avasallan día a día.

El Dr. Pablo Rojas Pardini es un innovador, que ha continuado su formación profesional a través de la investigación y el estudio constantes; ha llevado alivio a cientos de pacientes, a través de sus tratamientos basados en el Sistema Wirethreading, y estos logros merecen ser conocidos por la comunidad y el mundo, para orgullo de los panameños. Su innovación, por lo tanto, siempre será de actualidad, ya que constantemente se está enriqueciendo con nuevas experiencias y casos médicos que va resolviendo este perenne investigador.

*El nombre de la paciente ha sido cambiado para proteger su privacidad, pero los hechos son reales.

Odontólogo