Temas Especiales

05 de Apr de 2020

María Fernanda Palmes García

Columnistas

El verdadero incentivo de los TLC

El desarrollo de una nación debe girar entorno a la economía, por esta razón los países en vías de desarrollo buscan alianzas con aquellos que han logrado romper esa barrera, esos lazos comerciales permiten el fortalecimiento y crecimiento de los pueblos.

El desarrollo de una nación debe girar entorno a la economía, por esta razón los países en vías de desarrollo buscan alianzas con aquellos que han logrado romper esa barrera, esos lazos comerciales permiten el fortalecimiento y crecimiento de los pueblos.

Una de las estrategias más poderosas para fomentar la economía son los Tratados Libre de Comercio (TLC), y por suerte Panamá cuenta con 16. Datos del Ministerio de Comercio e Industrias revelan que de estos, 14 están vigentes, ellos son: el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea; el TLC entre los Estados de la Asociación Europea de Libre Comercio y los Estados Centroamericanos, con México, Canadá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, el Perú, Singapur y Chile y el Tratado de Promoción Comercial (TPC) entre Panamá y Estados Unidos de América.

El año pasado la Asamblea Nacional aprobó en tercer debate el TLC con Israel que entró en vigor el 1 de enero del presente año. Este acuerdo tiene muchas expectativas que esperamos se cumplan a cabalidad y den prosperidad y grandeza a Panamá.

Los TLC son incentivos reales que buscan que los países firmantes ganen en diferentes áreas. Muchos ciudadanos se preguntarán ¿cómo se logra esto?: se consigue a través de exportaciones e importaciones de diversos rubros, de esta forma se alcanza la competitividad del sector productivo, se crean empleos, se incentiva el crecimiento del mercado de bienes y servicios, se eliminan las barreras arancelarias, hay intercambio de conocimientos y tecnología, entre las naciones participantes. Los acuerdos deben ser recíprocos, de no serlo, deben revisarse y, de ser necesario, buscar otros aliados que sí ofrezcan ventajas.

Con los TLC los productos panameños tienen asegurada su entrada a diversos mercados libres de arancel de importación, así las cosas se estimula la creación de más empresas exportadoras y se amplían las existentes, generando progreso a nuestro país.

Estos tratados ofrecen muchos beneficios, entre ellos podemos mencionar: un comercio libre entre un país y otro, la promoción de ventajas comparativas y competitivas, dinámicas comerciales internacionales libres de aranceles, mejora de mano de obra local, producto local, un crecimiento regional y de la industria global equitativos, acceso a nuevos mercados donde jamás se hubiese pensado llegar por cuenta propia, el conocimiento y aprovechamiento de nuevas tecnologías. Por ejemplo: se espera que el TLC firmado recientemente con Israel traiga beneficios positivos sobre el campo agrario (intercambio de tecnología), esto reactivará el tan deprimido sector o la tan deprimida industria agraria (agricultura, ganadería, pesca y silvicultura).

Es importante que la comunidad panameña comprenda que no solo quienes venden directamente productos panameños en el exterior se beneficiarán de la exportación, también se beneficiarán las empresas que producen los bienes que luego serán exportados por las comercializadoras, así como las compañías que venden a estas sus insumos, servicios y materias primas.

Según datos estadísticos del Comercio Internacional, los rubros con mayor impacto en los TLC de Panamá con otros países son las frutas, pescados, café, azúcar, hortalizas, tabaco, entre otros. Estos le han dado ganancias a ambas naciones, logrando así el crecimiento proporcional de la economía y sobre todo agregando más valor a dichos sectores. Es importante señalar que (GRACIAS A LOS TLC) países vecinos como Nicaragua y Honduras han mantenido su crecimiento a lo largo de los años. Tomando en cuenta estas experiencias cercanas, ¿vale la pena seguir cerrando más tratados o revisar los que ya existen?

Ingeniera ambiental.