Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Ana Cristina Pérez

Columnistas

Llamado a la inclusión en el Día Internacional de la Mujer

En sus primeros años, el Día Internacional de la Mujer estaba directamente relacionado con los derechos de las mujeres trabajadoras. El Día de las Mujeres Trabajadoras abogaba por la igualdad salarial, los derechos de las mujeres a trabajar y a votar, y el fin de la discriminación en el lugar de trabajo.

En sus primeros años, el Día Internacional de la Mujer estaba directamente relacionado con los derechos de las mujeres trabajadoras. El Día de las Mujeres Trabajadoras abogaba por la igualdad salarial, los derechos de las mujeres a trabajar y a votar, y el fin de la discriminación en el lugar de trabajo. Este día global ahora celebra los logros sociales, económicos, culturales y políticos de las mujeres, y todavía aboga activamente por la paridad de género.

Es innegable que hemos recorrido un largo camino desde esos primeros años: la mayoría de las mujeres ahora disfruta del sufragio, puede elegir más allá de la vocación única de ama de casa, aspirar a cualquier tipo de trabajo, vestirse libremente, ejercer el derecho a la planificación familiar a través del uso de anticonceptivos y administrar bienes. Pero es importante recordar que no todas las experiencias o adversidades de las mujeres son iguales, ya sea debido a su raza, orientación sexual, condición económica o social, discapacidad, o una combinación de estos factores.

A pesar de grandes avances realizados en la lucha por la igualdad de género, el cambio aún no llega a la mayoría de las niñas y mujeres. Alrededor del mundo, las mujeres aún enfrentan violencia, discriminación y barreras institucionales para la participación igualitaria en la sociedad. Trabajan más, ganan menos y están subrepresentadas en los espacios de toma de decisiones.

Sumado a esto, en América Latina la pobreza sigue teniendo rostro de mujer. De acuerdo con cifras del Observatorio de Igualdad de Género de la Cepal, en 2018 por cada 100 hombres viviendo en hogares pobres en Panamá, había 123 mujeres en similar situación.

Transformadoras es una organización sin fines de lucro que apuesta por brindar una solución innovadora a la falta de autonomía económica de estas mujeres. Desde el 2017, la organización trabaja junto a mujeres que viven en situación de pobreza y vulnerabilidad en Panamá, con el objetivo de contribuir a su empoderamiento y autogestión, la mejora de sus condiciones de vida y el acceso a nuevas y mejores oportunidades.

Proveen mentoría, capacitación y recursos para que las mujeres puedan convertir sus talentos y habilidades en emprendimientos sostenibles. En el proceso, las participantes aprenden a ganar y ahorrar dinero, fortalecen su autoestima, desarrollan nuevas habilidades, y participan en la toma de decisiones dentro de su hogar y su comunidad.

“No hay límites para una mujer cuando adquiere conocimientos y los pone en práctica”, afirma Elena Robles, beneficiaria de los programas de Transformadoras. Elena, de 37 años, es oriunda de Nicaragua y migró a Panamá en busca de mejores oportunidades. Ahora dirige su propio negocio de repostería y está ayudando a cambiar las percepciones sobre los roles de las mujeres en su comunidad.

El Día Internacional de la Mujer es una excelente oportunidad para celebrar a esas mujeres que todos conocemos y admiramos. Pero además de las mujeres de alto perfil, también deberíamos celebrar a las miles de mujeres, a menudo invisibilizadas, que en algunos de los entornos más difíciles, están alimentando familias, enviando niños a la escuela, creando empleos y fortaleciendo economías locales.

En este día hacemos un llamado a la interseccionalidad y a unirnos para asegurar que el desarrollo y las oportunidades sean inclusivas para todas las mujeres, sobre todo las más vulnerables.

Para más información sobre el trabajo de la organización visite www.transformadoras.org.

Fundadora y presidenta de la Fundación Transformadoras.