28 de Sep de 2021

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

¡Hay luz al final del túnel!

“Pero no cantemos victoria. Aunque el compromiso nacional para cumplir con las medidas de distanciamiento social nos permite vislumbrar la luz al final del túnel, todavía estamos lejos de llegar al momento que nos permita iniciar la salida progresiva y triunfal de la cuarentena”

En mis dos artículos previos sobre este tema, subrayé que, para aplanar la curva y poder comenzar a salir de la cuarentena debemos cumplir con las medidas de cuarentena y masificar las pruebas de laboratorio para la identificación de personas positivas, el rastreo de contactos y el aislamiento estricto de enfermos para ofrecerles las medidas de apoyo indicadas según la gravedad, como lo vienen haciendo los países que han tenido éxito en controlar la epidemia. Pero solo el conteo diario de los casos no nos da suficientes elementos de juicio para saber cuándo llegamos a una zona segura, y podemos comenzar a relajar las medidas impuestas. Hace falta conocer la velocidad a la que se transmite el virus. De eso es que vengo a hablarles hoy, para ayudarnos a reforzar nuestro compromiso de cumplir con las recomendaciones gubernamentales, y bajarle la velocidad al enemigo.

Pero, ¿cómo conocemos la velocidad a la que se transmite el virus? La respuesta nos la dio recientemente el Minsa en Rueda de Prensa, y es objeto de los más sesudos análisis diarios por parte de nuestros investigadores nacionales. Todos, autoridades, científicos y población, estamos conscientes de que, la cuarentena no puede durar para siempre. El objetivo debe ser combatir la enfermedad, proteger la economía y mantener a la sociedad en equilibrio.

Esa velocidad es conocida por los científicos como “R0”, o número reproductivo básico, y se refiere al número promedio de personas a las que una persona infectada transmite el virus en una población sin inmunidad preexistente. Un número reproductivo de 1 significa que la epidemia se mantiene estable: por cada persona infectada, otra se infecta, y cuando la primera se recupera o fallece, la segunda la reemplaza, y el tamaño del grupo total de personas infectadas sigue siendo el mismo. A una tasa inferior a 1, la epidemia se desvanecerá, y por encima de 1, crecerá. Y subrayo, la única forma de mantener ese número por debajo de 1 y acabar con la epidemia, es cumplir cabalmente con la cuarentena, por el tiempo que sea necesario.

Nuestros científicos nacionales vienen trabajando en esto y nos presentaron el 3 de abril una primera aproximación al número reproductivo real, que se llama “Rt”, porque se refiere al tiempo en el cual se hizo la estimación. En nuestro caso, de acuerdo con la presentación del Minsa, este número mostró en ese momento una clara tendencia al descenso, lo cual es sumamente esperanzador, pues significa que las medidas para controlar la epidemia, en particular el cumplimiento con la cuarentena domiciliar, están siendo efectivas.

Sobre este tema del número reproductivo real, el profesor Gabriel Leung, uno de los más respetados expertos en el combate de la pandemia en todo el mundo, subraya la importancia de conocerlo y actualizarlo diariamente, para ajustar con mayor precisión nuestras intervenciones y mantenerlo en un nivel aceptable que nos permita combatir la enfermedad, proteger la economía y mantener a la sociedad en equilibrio. Leung también ha señalado que, después de lograr una disminución sostenida en el Rt y reducir el número de casos nuevos diarios a una línea de base aceptable gracias al estricto distanciamiento físico, un país puede considerar la relajación de algunas medidas. Pero debe estar listo para volver a imponer restricciones drásticas tan pronto como esas cifras críticas comiencen a aumentar nuevamente.

Pero no cantemos victoria. Aunque el compromiso nacional para cumplir con las medidas de distanciamiento social nos permite vislumbrar la luz al final del túnel, todavía estamos lejos de llegar al momento que nos permita iniciar la salida progresiva y triunfal de la cuarentena. Y no olvidemos que esta salida no va a ser rápida. Todos los expertos coinciden en que las restricciones se deben levantar y volver a aplicarse, hasta que la población en general tenga suficiente inmunidad contra el virus, ya sea porque ha sido infectada y salió airosa, o porque contamos con una vacuna que nos proteja a todos.

Médico, miembro de la Comisión Asesora del Minsa para enfrentar la Epidemia del Coronavirus.