Temas Especiales

27 de May de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

¿Quiénes preparan el día después del coronavirus?

La crisis económica venía de antes, aumentaba el desempleo y ya se había anunciado que el mundo entraría en recesión con sus consabidos efectos en Panamá.

La crisis económica venía de antes, aumentaba el desempleo y ya se había anunciado que el mundo entraría en recesión con sus consabidos efectos en Panamá. Y es que la situación empeora en el país, con panameños que se unen a los 400 mil que ya sufrían de hambre, que se sumarán a los 146 111 desempleados (según Mitradel, más de 77 mil a la fecha), y profesionales y capas medias que incrementarán más los niveles de pobreza.

El Gobierno aprovechó el coronavirus como excusa para hacerse de recursos cuantiosos para apuntalar a la gran empresa, a los bancos y saldar los intereses de la deuda externa, cuyo plazo estaba por vencerse. La ineficacia del Gobierno, en el manejo de la crisis, se hace sentir en un pueblo desesperado que sale a las calles porque no quiere morirse de hambre.

En la conferencia de prensa de esta semana Cortizo manifestó que tenían el plan de acción para el “Día D”. Se trata de 120 medidas que debe analizar el denominado Equipo del “Día Después”; es decir, una vez que se supere la pandemia del coronavirus. Para ejecutar estas medidas, el Gobierno dispone de varios miles de millones, constituidos por recursos provenientes del presupuesto nacional, una dispensa fiscal, bonos, créditos, préstamos y otros ingresos.

Como parte de lo que denominó un excelente equipo del “Día D”, Cortizo anunció a la firma Investigación y Desarrollo, S.A. (Indesa). Esta consultora fue creada en 1968, a pocas semanas del golpe militar del 11 de octubre de ese año, por Nicolás Ardito Barletta Vallarino (expresidente del país, en un torneo catalogado como fraudulento, y vicepresidente del Banco Mundial), Guillermo Chapman Fábrega y Eduardo Vallarino (excandidato presidencial de la Democracia Cristiana en 1994). Guillermo Chapman Fábrega nació en 1935 en New York, hijo de Guillermo Octavio Chapman Vallarino. Como ha planteado Frenadeso, “Curiosamente a los tres fundadores de Indesa los unía el apellido Vallarino, el mismo del comandante en esa época de la Guardia Nacional y para muchos el verdadero autor del golpe militar”. Luego de la invasión, este equipo de Indesa siguió desempeñándose en los Gobiernos PRD y asesorando a los gremios empresariales que esta crisis ha ayudado a desenmascarar y a otros Gobiernos de los otros partidos tradicionales en materia de política económica.

Guillermo Chapman fue ministro de Economía con Ernesto Pérez Balladares, ejecutor del proceso de privatización de las empresas estatales. Héctor Alexander, con Martín Torrijos, sustituyó al ministro de Economía que se fue como subadministrador del Canal y que hoy como administrador ha sumado más privilegios y un salario de más de 26 mil dólares mensuales, hablamos de Ricauter “Catín” Vásquez. Por su parte, Barletta fue director de la ARI, ocupó cargos en el Canal y goza de jugosas asesorías y contratos. Otro socio de Indesa es Marco Fernández, cuñado del expresidente Martín Torrijos, con mucha influencia en el Gobierno de Cortizo. Un socio importante es Felipe Chapman Arias, hijo de Guillermo Chapman, con mucha presencia en los medios de comunicación, fue gerente de la Bolsa de Valores de Panamá.

¿Qué puede ofrecer Indesa?, una empresa que en estos más de 40 años de neoliberalismo fue artífice de las políticas económicas que convirtieron a Panamá en uno de los países más desiguales del mundo, cuyas recomendaciones han sido las privatizaciones, fuente de corrupción y atraco a la nación. ¿Qué puede ofrecer esta empresa cuyas orientaciones hicieron leña la salud pública que hoy está a punto de colapsar totalmente, lo que hoy nos tiene con la mortalidad más alta de América Latina en cuanto al coronavirus?

Con todo esto que sabemos podemos estar seguros de que el “Día Después” será peor que los días antes con el coronavirus. Los banqueros y ultramillonarios se frotan las manos ante los 40 mil millones de dólares que el Gobierno ya posee y que pagará el pueblo. Hay muchas señales en ese sentido, por ejemplo, el tema de la educación, que garantiza el año lectivo para los hijos de los ricos y no de los pobres y todas las concesiones para la clase empresarial en desmedro de los trabajadores y sectores informales que en sus casas no tienen qué comer.

Tenemos que prepararnos para la lucha; pero, mientras tantos, estar vigilantes, organizarnos en comunidad para protegernos, cuidarnos, brindarnos solidaridad mutua y reclamar lo que por derecho propio nos pertenece.

Secretario general de Conusi-Frenadeso.