Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Avatar del Guillermo A. Cochez

Guillermo A. Cochez

Columnistas

El saber echar para atrás…

“Hoy, necesitamos corregir lo que haya que corregir y que Cortizo lo haga bien; que lo lleve a cabo mucho mejor que sus antecesores. Necesitamos jugadas magistrales […]”

En entrevista en KO de La Prensa, Annette Planells manifestó a su entrevistadora Flor Mizrachi que, entre las decisiones que el presidente Cortizo hacía diferente a sus antecesores estaba que “sabía echar para atrás”. Planells también señaló que, en su opinión, Cortizo “no era parte de las compras dudosas”.

Las decisiones son opiniones internas que impulsan la conducta. Del fundador de la Democracia Cristiana alemana, Konrad Adenauer, supe que “No hace falta defender siempre la misma opinión porque nadie puede impedirme volverme más sabio”. Las percepciones del mandatario, que también considero positivas, transmiten de Cortizo una imagen de hombre sensato y razonable. Campechano y realista. No le veo rasgos populistas o demagógicos como a sus antecesores.

Aún no se le ha cogido diciendo una mentira como era el día a día del presidente anterior. Dirán que tiene momentos incómodos y complicados, expresados ya varias veces en público, pero los utiliza para advertir a los que lo rodean que con él no se puede jugar. Es allí su valor de escuchar las críticas y las censuras que gente fuera de su entorno le hace y que se repiten tanto en las redes sociales, medios y periodistas. A esos que cuestionan no se les puede callar con campañas dirigidas con fondos del Estado como “call centers” y vídeos que nos recuerdan a los militares y a los Gobiernos de Varela y Martinelli, este último ahora sospechosamente apoyando al vicepresidente Carrizo y dotando de abogados al diputado PRD Bolota. A quienes critican simplemente se les neutraliza con transparencia; haciendo las cosas bien, castigando a los que agarren en trampas.

Cortizo no es ningún pintado a la pared. Algunos dirán que no es un auténtico PRD, ya que militó y fue diputado por otro partido antes. Es cierto que él no controla al partido que lo llevó al poder y es el más consciente de esa realidad. Ahora Cortizo tendrá que usar las luces largas a que tanto se refería su fundador Torrijos. Pasada la emergencia, Cortizo deberá utilizar permanentemente esas luces, que tanto requiere el futuro del país y no las cortas que solo le convienen a unos cuantos, para satisfacer los mezquinos intereses que siempre han perseguido. Debe dejar la posición del portero al que algunos vivos lo han obligado a jugar en la crisis, para ser el fogoso capitán, en el centro del campo, que abra el camino y el equipo gane el juego -¡Juega para Panamá! Es tiempo de meter balones en la red, goles, pero diferentes a los que la corrupta clase política nos tiene acostumbrados para males de la mayoría, gracias a Dios cada vez menos silenciosa.

El ambiente es difícil para el presidente a diferencia del símil de fútbol que uso para mayor claridad. Por un lado, la gente está preocupada, impaciente y hasta aburrida. Eso hace que miles, desde la gradería del estadio, con un celular en la mano, le digan al hombre que está en el campo cómo es que se meten los goles. Otros tienen intereses políticos oscuros para que Cortizo no lo haga bien. Pero no nos equivoquemos. Tenemos una parte de la sociedad enferma que su única motivación en la vida es vaciar su maldad de corazón hacia los demás. La crítica gratuita a todo aquel que toma decisiones ya raya en locura colectiva. Así era en la Venezuela en los años 90… hasta que vino la solución que eliminaría la corrupción de los partidos políticos, que daría bienestar a todos, un mundo de “leche y miel”. Ese mesías moderno y transformador se llamaba Hugo Chávez. Lo demás es historia.

Hoy, necesitamos corregir lo que haya que corregir y que Cortizo lo haga bien; que lo lleve a cabo mucho mejor que sus antecesores. Necesitamos jugadas magistrales para recuperar la economía con la participación de todos los sectores, para hacerla más justa a los sectores más vulnerables. Urge tener agudeza y visión de conjunto para impulsar una educación pública tan buena como la privada. Requerimos buen manejo del balón para el apoyo en recursos de toda índole al sector agrícola y a los emprendimientos. Debemos seguir fortaleciendo la salud del país. Y, sobre todo, nos urge, si no queremos seguir en esas odiosas listas negras extranjeras, que, tanto aquí como afuera, se perciba que la justicia trabaja, ecuánime y ciegamente, contra todo el que delinque y elude pagar impuestos. Y así, cada sector requiere la pericia del Gobierno y su gran capitán… y si, sobre la marcha, debe cambiar decisiones para mejorar, él puede hacerlo. Esta en su obligación.

Este el momento de echar para atrás, pero solo para tomar el impulso que se requerirá para poder reconstruir Panamá.

Abogado y político.