Temas Especiales

05 de Aug de 2020

Erick Espino

Columnistas

La idoneidad de los farmacéuticos

La aspiración de todos los jóvenes que hacen un esfuerzo por hacer una carrera universitaria es que, una vez culminada, puedan incorporarse al mercado laboral en su condición de profesionales.

La aspiración de todos los jóvenes que hacen un esfuerzo por hacer una carrera universitaria es que, una vez culminada, puedan incorporarse al mercado laboral en su condición de profesionales.

Todos los diplomas universitarios dicen que al egresado se le confiere honores, derechos y privilegios, los cuales no pueden estar supeditados a que una organización luego decida si son idóneos.

En el caso de los farmacéuticos, se les aplica un examen de conocimientos básicos de farmacia y la experiencia ha sido frustrante, se les entrega un resultado de no satisfactorio, donde el aspirante no tiene una realimentación de los resultados. Los curriculistas de las universidades han revisado el contenido del examen, de manera que podrían incorporar estos parámetros en los diseños curriculares de las universidades, para que estos profesionales no deban someterse a este proceso, para declararlos idóneos.

En el caso de los médicos, ellos se incorporan al sistema de salud en la condición de médicos internos, donde continúan su proceso de formación y luego de dos años, después de haber obtenido una evaluación favorable, optan por la idoneidad de médicos generales. Igual sucede con los médicos especialistas, son sometidos a un proceso de formación y luego optan por la idoneidad, respaldados por los créditos y evaluaciones de la institución formadora.

En el caso de los licenciados en Contabilidad, los egresos, además de este título, reciben un grado profesional de contador, con lo cual pueden tramitar su Licencia de Contador Público Autorizado e igual sucede con otras profesiones.

Estamos de acuerdo con las idoneidades, pero esto debe ser un tema que debe estar inserto dentro del currículo universitario. Algunas universidades exigen un trabajo de graduación, otras un proyecto y algunas una práctica profesional, donde el estudiante debe demostrar su suficiencia.

Estamos de acuerdo con que todos los profesionales deben demostrar sus competencias y para eso existen las certificaciones, donde, con el transcurrir del tiempo, se demuestre que están actualizados y que pueden seguir ejerciendo la profesión, pero de ahí a un examen extracurricular para que puedan ser idóneos, me parece que está fuera de contexto, cuando ni siquiera les hemos dado la oportunidad de que hagan derecho a los privilegios que les concede un título universitario.

Aquí, en este país, las leyes deben ser facilitadoras para que todos tengamos oportunidades, pero en el caso de los farmacéuticos hay discriminación, dejemos que puedan incorporarse a los equipos de salud, donde en este momento son tan necesarios.

Si los resultados de algunos aspirantes a las idoneidades no son satisfactorios, aquí debemos revisar los currículos de las universidades que los forman, el tipo de examen o de pronto, la presión psicológica de un estudiante, que, luego de haber estudiado una carrera, se sienta que su idoneidad dependa de un examen extracurricular.

Licenciado en Farmacia.