Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Martiniano Higuero Chávez

Columnistas

Quiero mi vida de vuelta

Quiero mi vida de vuelta para poder arrancarme esta mascarilla que no me deja respirar y que me causa escozor; quiero mi vida de vuelta para poder ver el rostro de las personas que me rodean, sin tener el obstáculo de esa ridícula mascarilla que no me deja ver la sonrisa de las personas y en especial la de las niñas y niños que me conocen y me saludan.

Quiero mi vida de vuelta para poder arrancarme esta mascarilla que no me deja respirar y que me causa escozor; quiero mi vida de vuelta para poder ver el rostro de las personas que me rodean, sin tener el obstáculo de esa ridícula mascarilla que no me deja ver la sonrisa de las personas y en especial la de las niñas y niños que me conocen y me saludan.

Quiero mi vida de vuelta para ver a mi mamá y poder abrazarla sin restringirme del abrazo, porque está mayor y pudiera contagiarla del terrible virus; quiero mi vida de vuelta para abrazar a todos mis familiares y decirles: “estamos vivos y tenemos esperanza”.

Quiero mi vida de vuelta para madrugar todos los días y salir a ganarme el pan de cada día, y, aunque antes me quejaba por el tranque, ese tranque era vida y movía la economía todos los días.

Quiero mi vida de vuelta para ver a mis amigos y saludarlos sin tapujos y restricciones de salubridad, quiero mi vida de vuelta para tomarme una copa de vino, una cerveza o un café con los amigos y conversar de las cosas de la vida o de la política, de religión o de lo que sea.

Quiero mi vida de vuelta para salir al parque a caminar, correr o simplemente para ir y ver a las personas hacerlo, para ver los pajaritos, los árboles, los animalitos, quiero mi vida de vuelta para hacer lo que se me plazca o se me antoje.

Quiero mi vida de vuelta para encontrarme con el vecino del barrio y poder saludarlo y conversar sin tener que hacerlo de una acera a la otra.

Quiero mi vida de vuelta para salir al “Mall” a caminar, aunque no tenga un real en el bolsillo, y hacer “windows shopping”, o si tengo algo de platita, comerme un helado con la familia, mientras vemos a todos en el centro comercial hacer lo mismo que uno hace.

Quiero mi vida de vuelta para ir al cine a ver el último estreno de un artista famoso, y aunque la película sea un fiasco, salir a criticarla y si es posible destruirla, aunque yo no sea un famoso crítico de cine o de arte.

Quiero mi vida de vuelta para ir a la playa, que, aunque no soy muy asiduo a ella, vaya así sea a caminar por la arena descalzo, mirando el horizonte y el mar en su esplendor y grandeza, regalándome alivio y paz, y que cuando los contemplamos, pensamos y meditamos qué pequeños somos.

Quiero mi vida de vuelta para que el país vuelva a progresar y que todos tengan trabajo, salud y prosperidad; quiero mi vida de vuelta para que los estudiantes vuelvan a las aulas de clases a compartir y aprender cada día más; quiero mi vida de vuelta para que los deportistas regresen a entrenar y puedan competir para dejar el nombre de nuestro país en alto.

Quiero mi vida de vuelta para disfrutar todo lo que antes tenía, que era maravilloso, sabiendo que el quejarse antes, realmente insultábamos todo aquello que teníamos y no sabíamos valorar hasta que el virus nos hizo reflexionar sobre lo que realmente es importante.

Jurista, abogado y comunicador social.