Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Albis Riquelme

Columnistas

¿A distancia o distante?

“Lo mejor para todos es cultivar metas propias. Trabajar en conjunto en casa. Hacer una entrega total: usted, docente; o ustedes, estudiantes”

En materia de educación, el 2021 período lectivo que se inicia, pensábamos que se había partido de los pocos éxitos producidos a fuerza de parto, por la llegada de la pandemia.

Todo indica que será virtual en su totalidad, aunque algunos jerarcas desvelados piensan en una normalidad presencial inexistente.

En un Estado burocrático, como lo somos aquí, aún no llegan a regiones libros de trabajo que deben actuar unísonamente al ritmo de clases televisadas, mismas que en algunos niveles no son guía de nada.

Limosneando donativos digitales, el Dubái de América, pone a nuestros hijos como mendigos del futuro cibernético. No entiendo: si cada escuela recibe un fondo por estudiante matriculado, se llama FECE, ¿qué se hizo el del año pasado?

¿Dónde está el dinero de matrículas de las asociaciones?, que comúnmente son violentadas por sus propios personeros.

¿Cuál es la meta educativa de este año? Ni se sabe.

¿Cuánto cuestan las plataformas educativas? Habiendo muchas gratis.

¿Cuál fue el ahorro educativo 2020?

Con más preguntas que respuestas, seguimos este camino a la meta, sin importar a los caídos del sistema. A la deserción. A los embarazos. A los fracasos. A los abusos de aquellos frustrados, sin vocación pedagógica, que ven en el estudiante el objetivo de su venganza eterna.

¿Cuántos estudiantes del sector privado vienen al público?

Sarta de improvisación, una seguida de otra. Una pelea de contragolpe. Ni en los inicios de la República se dio. Allá se contrató a los mejores del extranjero.

Falta de seriedad, compromiso y amor por las nuevas generaciones, pone en jaque el futuro de miles.

De todas formas, deseo un feliz inicio del nuevo año lectivo. Lo mejor para todos es cultivar metas propias. Trabajar en conjunto en casa. Hacer una entrega total: usted, docente; o ustedes, estudiantes.

Al final, la educación es la mejor herencia a futuro para todos. Y riqueza de hoy, para los mercaderes de la esclavitud que se frotan las manos y cuales perros de Iván Pávlov, ensalivan de solo pensar en ganancias como su reflejo condicionado.

Educador