25 de Sep de 2021

Ramón F. Castellanos A.

Columnistas

¡Tengo miedo, mucho miedo!

“¿Por qué será que no hay control contra el bicho, el que, de acuerdo con nuestro concepto, hay que matarlo?”

De ¿qué tengo miedo? Del bicho que ha venido a este mundo para quedarse, por encima de cualquiera que pueda oponerse, para ello cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud, en nuestro país con el apoyo del Ministerio de la Salud, ambos se han preocupado más por las vacunas, ¿será que son más rentables que la vida de la población mundial?

El país más poderoso del mundo, Estados Unidos, a pesar de ser un país con una de las más altas tecnologías de carácter científico, tiene más de medio millón de fallecidos por causa del bicho, se ha preocupado con mayor interés en las vacunas, las que, en nuestro concepto, son una alternativa para inmunizar.

No estamos en contra de las vacunas, pero las más grandes empresas farmacéuticas están facturando millones de dólares con ellas, mientras tanto el bicho sigue causando muertos y contagios.

Brasil, segundo país, de acuerdo con las estadísticas, es el país con más muertos y ahora les salió una variante del bicho, que está matando niños, afectando con esa variante a Argentina y Chile; en tercer lugar, está México y en cuarto lugar la India.

¿Por qué será que no hay control contra el bicho, el que, de acuerdo con nuestro concepto, hay que matarlo? Eso sucedió con el bacilo de la tuberculosis, bautizado con el nombre del que descubrió el virus, por ello lo denominaron el bacilo de Koch, en honor al médico prusiano Rober Koch, quien lo descubrió en 1882.

¿Por qué tengo miedo? Ese bicho se ha llevado a una gran cantidad de amigos y conocidos, por eso tengo miedo. A la fecha, me quedo en casa y no es porque lo recomiendan, el bicho sigue afuera, las reglas de bioseguridad no son suficientes, afuera hay muchas personas arriesgándose al contagio, sobre todo ciertas mujeres y hombres.

Las primeras andan con un bulinche de pelo, como que no se peinan, creyendo que con esa moda se verán más atractivas, pues es lo contrario el bicho puede entrar fácilmente por el pelo, y así lo llevan a sus casas; en el caso de ciertos hombres es lo mismo, llevan el bicho por la barba.

Considero que, para controlar el contagio, hay que paralizar la ciudad por encima de los intereses de muchas personas que están pidiendo que ordenen las reaperturas de sus actividades, ellos tienen que cooperar con la sanitización de la ciudad y sobre todo los hospitales. La gente tiene miedo de ir a los diferentes centros hospitalarios y tiene mucha razón, porque están altamente contaminados.

Abogado