17 de Sep de 2021

Rogelio Vásquez

Columnistas

Una página luminosa de la historia

“La verdad debe prevalecer, fueron los pueblos de la URSS, que, con su mayor cuota de esfuerzo y sacrificio sin límites, hicieron morder el polvo a la bestia fascista”

Durante este mes de mayo, se escribió una de las páginas más gloriosas y heroicas: la bestia fascista fue vencida en su madriguera, el 9 de mayo de 1945.

Ese día, la Alemania hitleriana, fascista y pérfida, se rindió incondicionalmente a las fuerzas de la URSS en Berlín, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

El mariscal Wilhelm Keitel firmó el Acta de Rendición, en presencia del comandante supremo de las fuerzas soviéticas, mariscal Giorgi Zhukov y su Estado Mayor.

La URSS había suscrito un Pacto de No Agresión con Alemania, el Pacto Molotov-Ribbentrop el 23 de agosto 1939, pero, el 22 de junio de 1941, 560 Divisiones del ejército alemán atacan, sin previo aviso y en nocturnidad, la tierra soviética; dicho ataque fue denominado “Operación Barba Roja”. Historiadores occidentales y soviéticos estiman que tres millones de soldados alemanes avanzaron sobre suelo soviético, cubriendo una extensión de 3000 km de fronteras, desde el Báltico hasta el Mar Negro.

No está de más decir que los mejores cuerpos de ejércitos alemanes fueron enviados al frente oriental.

Así las cosas, las fuerzas fascistas alemanas avanzan triunfantes dentro del territorio soviético, poniendo de manifiesto la doctrina de guerra establecida por el general Hans Von Seeckt en 1920, quien estableció que “la estrategia militar necesariamente debía estar basada en la movilidad”. (McNab, Chris. Ejércitos de Hitler, Ed Libsa, España 2013, pág 9).

Las batallas de Kursk y el sitio de Leningrado quiebran el mito de la invencibilidad de los ejércitos alemanes.

¿Por qué mienten, por qué desmeritar el rol de la URSS en la derrota del fascismo? En 1938 se firma el Pacto de Munich por Francia, Gran Bretaña y Alemania, donde se acuerda que Alemania se anexará el 30 % del territorio de Checoeslovaquia.

En 1939, viendo inminente el peligro nazi, la URSS propone a Francia y Gran Bretaña que celebren una Triple Alianza para contener a Hitler, pero la propuesta es rechazada por las dos potencias occidentales.

En contraposición, el pueblo soviético combatió y resistió la embestida fascista durante cuatro (4) largos y atroces años. En los textos y archivos de historia veraces y honestos está establecido que la URSS solicitó a los Gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos de Norteamérica que abrieran el Segundo Frente, solicitud que fue desatendida intencionalmente, con miras al debilitamiento de la URSS, y un eventual pacto anglo-estadounidense-germano para terminar con la URSS.

Basta con observar que el Segundo frente es abierto en Normandía a solo once (11) meses de terminar la Segunda Guerra Mundial con la toma de Berlín, cuando se firma el Acta de Rendición.

No obstante, la URSS, en su heroico esfuerzo de resistencia, contuvo el 72 % del volumen total de las mejores fuerzas fascistas; en el frente soviético-alemán fueron derrotadas 607 Divisiones, en cambio en Europa Occidental fueron derrotadas por la coalición anglo-franco-estadounidense 269 Divisiones. Las bajas alemanas en el frente oriental sumaron más de 3.5 millones de hombres y se estima que perdió el 75 % en equipos y armamento; lo cual supera con creces las pérdidas sufridas por los alemanes en el frente occidental, que se estiman en 749 972 soldados. (Datos obtenidos de internet).

Con la desintegración de la URSS en 1990, los publicistas e historiadores occidentales han llevado adelante una tarea continua y malsana de tergiversar mezquinamente la historia y el papel jugado por el heroico pueblo soviético en aquellos aciagos cuatro (4) años de guerra, que cobró las vidas a 27 millones de soviéticos.

No se puede comparar la magnitud del esfuerzo y entrega a la causa patriótica por la defensa de su integridad territorial y el sistema político social de la URSS, con lo hecho por las potencias occidentales, sencillamente no hay comparación.

El presidente Roosevelt dijo que la URSS llevaba la peor parte en la guerra. El ex secretario de Defensa de EUA, William Perry, también dijo claramente que la URSS llevó la mayor parte del peso de la guerra.

Los publicistas e historiadores occidentales sacan en cara que los Estaos Unidos de Norteamérica brindaron apoyo a la URSS en su esfuerzo de guerra con el Programa de “Préstamo y Arriendo”, pero hoy se conoce que solo el 20c% de ese programa llegó a la URSS, y ya no la URSS, si no la Rusia capitalista de hoy terminó de pagar esa obligación en el 2006.

Entonces, ¿cómo es que la mayor parte de los países del mundo quieren hacer ver que los vencedores de la Alemania nazi fascista fueron los Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados occidentales?

La verdad debe prevalecer, fueron los pueblos de la URSS, que, con su mayor cuota de esfuerzo y sacrificio sin límites, hicieron morder el polvo a la bestia fascista.

Gloria eterna a los heroicos combatientes de los pueblos soviéticos.

(*) Productor, gestor cultural, relaciones públicas, comunicaciones, mercadeo.