01 de Dic de 2021

Columnistas

Una propuesta universitaria

“Los desafíos para que se concrete o instrumente la Estrategia, reafirman el compromiso social de la Universidad con la transformación del país, para lograr un país más justo, […]”

La universidad tiene como funciones primordiales la docencia, la investigación y la extensión, las que constituyen resorte fundamental para lograr la vinculación con la sociedad y su transformación. La vocación social de la universidad radica en poner lo más avanzado de las ciencias, la tecnología, la innovación y la academia al servicio de la sociedad, aportar a la solución de los problemas que impactan en todos los ámbitos y sectores sociales, con mayor énfasis en los más necesitados y desposeídos. La universidad no puede estar encerrada en sí misma, de espalda a las problemáticas existente, ella debe estar en contacto directo con la realidad y contribuir a la transformación social que el actual contexto demanda. En este escenario, la Universidad de Panamá, mediante la actividad investigativa y propositiva, elaboró el documento: Reactivación Económica Nacional. Estrategia Alternativa para el Desarrollo Integral e Inclusivo.

Del referido documento, enfocaremos los principios en los que descansa su naturaleza crítica y propositiva.

La crisis socioeconómica, que se suma a otras por las que atraviesa Panamá, viene agudizándose desde antes de la pandemia. La pandemia es el detonante o catalizador que supera los ya crónicos, déficits y atascos estructurales. Acentúa el decrecimiento, introduce desequilibrios macroeconómicos, dispara la deuda social, incrementa las desigualdades y deteriora la calidad de vida de la población, sobre todo a los sectores más desamparados.

Es evidente el fracaso de las políticas neoliberales. El entorno mundial en el que participamos muestra una situación no favorable para la actividad comercial. La variedad de cambios de los escenarios económicos mundiales, así como la conflictividad global, reduce los flujos económicos de las exportaciones. Arroja como resultado una declinación mayor de la inversión nacional y extranjera.

La recuperación de la actividad económica tomada de la mano de una mayor equidad, es ilusorio, sin un cambio del actual modelo económico. Estamos ante un escenario de un futuro ante el cual la salida, es dejar de hacer de lo mismo.

Se intenta construir una propuesta comprometida con la defensa de los principios democráticos, que asume la necesidad de avanzar hacia una democracia de carácter participativa, deliberativa y protagónica, en lo político, social, económico y cultural.

Ante el modelo transitista vigente en Panamá y consolidado por el capitalismo financiero, se asume una visión progresista en la Estrategia que debe servir como instrumento para la transformación, que sea capaz de sustituir el actual modelo concentrador y excluyente en un modelo con equidad, justicia social e inclusivo.

Otro de los principios de esta visión alternativa, parte del necesario y pleno respeto a la naturaleza y reivindica el derecho de las presentes y futuras generaciones a vivir en un ambiente sano. Entiende plenamente la necesidad de la justicia social, tanto intergeneracional como intrageneracional. La dimensión patriótica, al concebir el desarrollo con plena soberanía y que el pueblo decida su destino.

La orientación popular de la Estrategia Alternativa significa que incluye a todos los sectores afectados por el modelo neoliberal concentrador y excluyente, y busca la refundación del Estado. Otros principios comprendidos son su carácter humanista y progresista, la plena vigencia de todos los derechos humanos, del pluralismo que integre las diversas corrientes del pensamiento humanista, el compromiso con la promoción de la plena igualdad de género y de democracia paritaria, la lucha contra la corrupción y comprometida con la vocación latinoamericanista, inspirada en el sueño de nuestro libertador Simón Bolívar, es un elemento fundamental.

Los desafíos para que se concrete o instrumente la Estrategia, reafirman el compromiso social de la Universidad con la transformación del país, para lograr un país más justo, inclusivo y desde las ciencias, la universidad puede hacer mucho.

Docente universitario.

***