04 de Dic de 2021

Columnistas

Juego limpio: la minería y Panamá

“[…] los mineros panameños debemos sentirnos, y así nos sentimos, orgullosos de ser mineros, orgullosos de contribuir con el crecimiento y el desarrollo de Panamá en todas sus facetas”

La historia de Panamá está y estuvo vinculada a la actividad minera desde los tiempos precolombinos, hallazgos arqueológicos nos muestran cómo nuestros antepasados obtuvieron de la tierra la arcilla para moldear sus vasijas, diversas rocas para sus utensilios y armas para la defensa y cacería.

Los españoles al conquistar el nuevo continente, entre sus búsquedas fundamentales, se dirigieron al oro y la plata, abundante en las nuevas tierras, por eso, en la colonia se comienzan a explotar, en el Caribe, las tres minas más antiguas del continente americano, a la sazón, Pueblo Viejo en República Dominicana, El Cobre en Santiago de Cuba y Cana en Darién, Panamá.

De esa mina panameña, algunos expertos calculan que se extrajo un millón de onzas en las diferentes etapas de la historia de su explotación. En los siglos subsiguientes, por Panamá también pasó toda la población minera de oro y plata de Perú y Bolivia, rumbo a La Habana, para luego transportarse a la metrópoli española. Del distrito minero Petaquilla, se calcula que unas 40 toneladas de oro fueron extraídas y llevadas a España.

La construcción del canal de Panamá involucró el uso de máquinas mineras inmensas, que, luego de cumplir su misión, se llevaron para los trabajos en minas de Chile, cabe destacar que el Corte Culebra excavado por los norteamericanos y las nuevas esclusas, durante la administración de Martín Torrijos, iniciaron como un tajo abierto de minería, usando tecnología de explosivos, propia y desarrollada por la industria minera mundial. Panameños expertos en explosivos, podemos mencionar a Roberto Cuevas, Álvaro Díaz y Gilberto Domínguez, entre otros, los tres ingenieros de minas, graduados en Wisconsin, Bucarest y Sofía, respectivamente.

El Metro de Panamá, obra que ha cambiado la calidad de vida de más de un millón de panameños, sin discusión, obra de dos presidentes, Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela, las líneas uno y dos, en la primera, se implementó tecnología de excavación, con tuneladoras, propias de la minería.

La actividad en sí continúa en sus esfuerzos de exploración y desarrollo, con dos proyectos, uno en Los Santos, cerro Quema y otro en Veraguas, Santa Rosa de la empresa Veragold Mining Company, Inc.

En producción, tenemos la mina Cobre Panamá, de Minera Panamá, ubicada en la Costa Abajo de Colón, en los distritos de Donoso y Omar Torrijos Herrera, proyecto que se caracteriza por ser la mina de cobre de baja ley más grande del mundo, puesta en operación en 2019.

Varios hitos tecnológicos ha marcado este proyecto, los molinos SAG más grandes del mundo, la aplicación de tecnología metalúrgica de flotación y gravimetría (sin uso de cianuro por ningún lado), la incorporación de un nuevo puerto a la geografía nacional, la integración de comunidades que yacían en el olvido por siglos; una nueva central generadora de energía al parque eléctrico nacional, carreteras, puentes y todo tipo de infraestructura, que no solo le sirven al proyecto, sino que apoyan al desarrollo integral de las regiones y sus comunidades involucradas.

Cobre Panamá, produce el 1,3 % del cobre mundial, colocando a Panamá en el mapa de la producción minera responsable, ambientalmente, económica y socialmente, como debe ser. Es por eso y por muchas otras razones que los mineros panameños debemos sentirnos, y así nos sentimos, orgullosos de ser mineros, orgullosos de contribuir con el crecimiento y el desarrollo de Panamá en todas sus facetas.

Somos mineros y lo hacemos bien y que viva Panamá.

Ingeniero

***