08 de Dic de 2021

Columnistas

Conusi celebra su séptimo congreso ordinario nacional

“En este Congreso se presentará, para su aprobación, nuestra Plataforma de Lucha 2021-2024, [...]”

El momento que vive el país es sumamente preocupante, no solo por la profunda crisis del sistema expresado en todas las esferas institucionales (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral) y del modelo económico (neoliberalismo), sino también por el Estado policiaco que ha impuesto Laurentino Cortizo contra la población humilde y ciudadanos que no forman parte de la élite económica y política. Un claro ejemplo de ello es la flagrante violación de los derechos humanos de siete humildes panameños de Tierra Prometida que los han mantenido detenidos por encima de todo fundamento legal, solo por el hecho de demandar al Estado panameño que cumpla con el derecho a la vivienda digna, consagrado en la Constitución, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y por lo que tanto ha clamado el papa Francisco. Es decir, el poder económico, el Gobierno, la partidocracia y seudoindependientes han hecho de Panamá un país sin justicia para los pobres.

En medio del Estado policiaco que reprime toda expresión de condena a la corrupción y el nepotismo, a la lucha para que se cumpla con las demandas sociales insatisfechas; continua la inseguridad en las calles; el narcotráfico se impone y toma partidos políticos tradicionales; ladrones de cuello blanco son absueltos, o reciben casa o país por cárcel.

La población enfrenta el incremento de la pobreza, el desempleo, los bajos salarios, el alto costo de la vida. El pueblo se empobrece cada vez más y vive cada día peor, soportamos engaños, mentiras, atropellos, discriminación y represión.

Esta realidad exige redoblar la lucha, fortalecer nuestras organizaciones, concienciar al pueblo humilde y trabajador sobre los responsables de este estado de situación. En este escenario es urgente realizar transformaciones profundas. Es urgente que las fuerzas sociales panameñas comprendamos la imperiosa necesidad de aunar esfuerzos encaminados a alcanzar este objetivo común de transformación social.

En este sentido, en el marco del Séptimo Congreso Nacional Ordinario de Conusi convocamos a todas nuestras organizaciones a redoblar y fortalecer el trabajo, a fin de avanzar significativamente en el desarrollo del proyecto sindical clasista que debe contribuir a impulsar el proyecto histórico de la clase obrera; con sus luchas y atraer hacia el mismo a otros sectores populares. Este proyecto clasista debe transformar, a través de la conciencia y la experiencia de lucha de la clase obrera, sus reivindicaciones economicistas en reivindicaciones políticas. Es necesario recordar que la clase obrera tiene un proyecto histórico, en la medida que su lucha es la lucha directa contra toda forma de explotación e injusticia social. Debemos impulsar la defensa de los intereses de la clase obrera; impulsaremos la participación democrática que supere el burocratismo sindical y que propicie una real participación de las bases obreras; trabajaremos por un proyecto independiente de la patronal, sus partidos políticos tradicionales y seudoindependientes, y de sus Gobiernos. Debemos mantener un carácter combativo, crítico, y patriótico.

Conusi impulsará la organización, la combatividad y la unidad de los obreros y trabajadores panameños, como única forma de enfrentar el neoliberalismo y con ello las formas de explotación capitalista.

En este Congreso se presentará, para su aprobación, nuestra Plataforma de Lucha 2021-2024, un planteamiento programático y estratégico de solidaridad y unidad del movimiento obrero, que contribuya a vencer todas las formas de explotación e injusticia social.

En este momento de crisis que agobia al pueblo humilde y trabajador, se trata de que los trabajadores y sectores organizados no se dejen envolver por las falsas promesas de los gobernantes, falsa oposición y seudoindependientes, así como tampoco de sectores empresariales que han impuesto la aporofobia y satanizado la protesta social. Por el contrario, debemos potencializar el rechazo al neoliberalismo y contribuir a reinscribir nuestro instrumento alternativo de participación electoral.

Secretario general de Conusi-Frenadeso.

***