02 de Dic de 2021

Columnistas

Héctor Conte Bermúdez: historia de Colón

“Su vínculo con Colón fue estrecho, al punto que impulsó el proyecto de ley que creó el Hospital Amador Guerrero”

Héctor Conte Bermúdez es un nombre vinculado estrechamente a Colón. La historia de la urbe encuentra importantes aportes de los que han hecho esfuerzos por construirla y preservarla. Unos siendo actores presenciales y otros en el empeño historiográfico para registrar los eventos trascendentes que deben quedar para la posteridad.

Dice Manuel Tuñón de Lara, frente a la pregunta “¿Quién es el verdadero protagonista de la historia?”: “Yo respondería gustoso con Vicens Vives, en líneas escrita en 1957, en su introducción al Tomo V de la Historia Social y Económica de España y América: Nuestro tiempo vendrá sellado por la preocupación hacia el hombre común, ese hombre de la calle, del palacio o de la barraca, de la gran empresa o del taller en serie que se ha convertido en el principal protagonista de la historia”.

Héctor Conte Bermúdez (1879-1946) es un protagonista de la historia de Colón. Nació en Natá de los Caballeros, provincia de Coclé, abogado, educador e historiador. Dedicó toda su existencia a la investigación histórica. Tuvo una activa vida pública, miembro del Partido Conservador de Panamá, diputado por Coclé (1906), en 1924 ocupó una curul en la Asamblea Nacional y, en 1928, resultó elegido diputado por Colón, dictó cursos de Derecho en la Universidad de Panamá, colaboró en el diario La Estrella de Panamá, fue autor de una serie de ensayos y monografías, entre los que podemos mencionar: La creación de Bolivia y la Constitución Bolivariana en el Istmo de Panamá y Cómo se verificó en Penonomé la Separación de Colombia. Fue miembro de la Academia Panameña de la Historia y de la Lengua, autor de la Ley 69 de 1930, que declaró el 8 de diciembre como el Día de la Madre.

Su vínculo con Colón fue estrecho, al punto que impulsó el proyecto de ley que creó el Hospital Amador Guerrero. En el periodo 1925-1928, ocupó la Alcaldía de Colón, y es desde su actuación como burgomaestre que su nombre queda estrecha e indisolublemente ligado a la historia colonense.

“Cada persona tiene derecho a pensar como le dé la gana y a manifestarse mientras no haga daño a nadie, así como a un trabajo digno, educación y salud”

Justamente en 1928, siendo gobernador de la provincia de Colón, Juan Demóstenes Arosemena, y alcalde, Héctor Conte Bermúdez, finalizaron los trabajos de construcción del Palacio Municipal de Colón. Este singular hecho va a marcar de manera permanente la historia de esta urbe, pues su inauguración tuvo una especial actuación del alcalde H. C. Bermúdez.

Dice Max Salabarría Patiño, en su obra “Colón en los predios de la historia”, que: “… Relata don Héctor, que era él alcalde de Colón, cuando, al concluir la construcción del Palacio Municipal en 1928, se pusieron (él y el gobernador Juan Demóstenes Arosemena) a buscar una fecha, indiqué el 27 de febrero, que fue aceptado por el doctor Arosemena, porque le recordé que el 27 de febrero de 1852 se había dado comienzo oficialmente a la fundación de la actual ciudad de Colón”.

Surge así el Acuerdo No. 3 de 31 de enero de 1928 del Consejo Municipal del distrito de Colón: “por medio del cual se declara fiesta municipal el 27 de febrero de cada año”.

Es este un legado permanente de Conte Bermúdez para Colón, que deberá ser ponderado en toda su extensión, aun cuando haya discrepancia con la fecha de fundación de Colón.

Docente universitario.

***