Temas Especiales

22 de May de 2022

Columnistas

Los funcionarios hablan mucho, pero no dicen nada

“Hoy día, cualquier panameño desconoce totalmente lo que lleva a cabo su Gobierno. No hay ninguna persona en el país que conozca cuánto gasta el Gobierno en publicidad, cuánto es la planilla estatal […]”

Las conferencias de prensa parecen que han sido proscritas por este Gobierno. Los funcionarios del régimen siguen las mismas prácticas. Es decir, solo hacen las declaraciones que desean hacer y nada más. No dan explicaciones a los periodistas, que están ansiosos de hacerles algunas preguntas relacionadas a sus pronunciamientos.

En estos últimos días, a distintas personas les han llamado mucho la atención las declaraciones dadas de diferentes posiciones. Entre ellas, en particular la del ministro de la Presidencia, que hizo pronunciamientos larguísimos dando muchas cifras, pero en realidad no explicó nada. El Gobierno, con dineros de todos nosotros, le dio una AMPLÍSIMA publicidad a lo que dijo para justificar lo injustificable.

El señor contralor rindió, también, un informe ante la Asamblea Nacional, sin contestar ninguna pregunta, no se las hicieron; se desconoce, si en su ánimo estaba dispuesto a contestarlas. No recibió, por supuesto, por parte del Estado, la publicidad que le dio al ministro de la Presidencia.

Es una política que ha establecido el régimen y que todos los funcionarios la siguen al pie de la letra. Dicen lo que quieren, pero nunca ahondan más de lo que les conviene manifestar. Rápidamente rehúsan alguna consulta adicional que los periodistas tratan de hacerles. Se limitan a decir lo que quieren, y punto final.

Anteriormente, había varios Gobiernos que tenían conferencias de prensa formales semanalmente, como fueron los casos de Enrique Jiménez, Roberto F. Chiari y José A. Remón Cantera, entre otros. Ellos contestaban todas las preguntas que le formulaban los periodistas, de lo que actuaron. Hoy día, inclusive el caso de López Obrador, en México, que es muy criticado por sus políticas exteriores, sobre los elogios que le ha hecho a Díaz Canel de Cuba y Nicolás Maduro, entre otros dictadores. A pesar de esos desatinados comentarios que muchos le condenan, tiene conferencias diarias, muy formales, con los periodistas. Se disgusta a veces. Con frecuencia los ataca, pero contesta todas las preguntas que le hacen.

Hay otros mandatarios que no tienen esas reuniones diarias como López Obrador, pero dan amplia cuenta de la labor que realizan. Es el caso del Dr. Pérez Balladares que, con frecuencia, les daba a los periodistas explicaciones de sus actuaciones como presidente.

Es muy distinto el hacer declaraciones, si no tiene nadie que lo cuestione.

Hoy día, cualquier panameño desconoce totalmente lo que lleva a cabo su Gobierno. No hay ninguna persona en el país que conozca cuánto gasta el Gobierno en publicidad, cuánto es la planilla estatal y muchas otras cosas.

Empresario