Temas Especiales

16 de May de 2022

Columnistas

Las estrategias didácticas en la docencia superior

“[…] las estrategias didácticas juegan un papel preponderante en el proceso de enseñanza-aprendizaje, porque buscan preparar al estudiante para que sea autónomo e independiente […]”

La educación superior ha tenido grandes desafíos en el transcurso de los tiempos y las universidades, como los profesores, no se escapan de esta realidad, tal es caso de la utilización y aplicación de las estrategias didácticas por los profesores para captar la atención de los estudiantes, por la cual se han tenido que reinventar para adaptarse al nuevo tipo de estudiante o las nuevas posibilidades que brinda el mundo moderno. Desde esta perspectiva, se puede definir a las estrategias didácticas como: “procedimientos y recursos que utiliza el docente para promover aprendizajes significativos, facilitando intencionalmente un procesamiento del contenido nuevo de manera más profunda y consciente” (Díaz, 1998).

En efecto, el profesor trata de obtener la mayor atención de los estudiantes mediante procedimientos y recursos al momento de realizar una presentación o explicación de los contenidos que a bien tiene que suministrar en un periodo de clases. Además, es uno de los elementos más importante del proceso de aprendizaje del estudiante o participante; ya que es la forma o manera de poder asimilar, procesar y retener la información que es facilitada por el profesor, esas formas o maneras son conocidas como estrategias de enseñanza, que se pueden señalar como las “utilizadas por el agente de enseñanza para promover y facilitar el aprendizaje significativo de los estudiantes” (Alonso-Tapia, 1997, como se citó en Flores, Ávila, 2017).

En esta ocasión, se mencionarán algunas que han adquirido mayor relevancia en los últimos años: el aula invertida que tiene como finalidad promover que el estudiante trabaje por sí mismo fuera del aula algunos conceptos y, cuando están en la misma, se aprovecha para resolver las inquietudes del material proporcionado, en el trabajo colaborativo se busca que el estudiante, en pequeños equipos de trabajo, maximice sus propios aprendizajes y el de sus compañeros. También, se pueden añadir a la lista de estrategias el aprendizaje basado en problemas y el estudio de casos; ya que ambas tienen como propósito aspectos como: investigar, interpretar, argumentar y plantear soluciones a problemáticas presentadas en clases y que servirán para desarrollar la habilidad de toma de decisiones.

Así mismo, los estudiantes también manejan estrategias que posibilitan o facilitan el proceso de adquisición de la información y ellas son llamadas estrategias de aprendizaje, “las cuales son utilizadas por el estudiante para reconocer, aprender y aplicar la información y/o contenido” (Alonso-Tapia, 1997, como se citó en Flores, Ávila, 2017), por las que se pueden mencionar: pistas tipográficas y discursivas que son señalamientos que se hacen en un texto como, por ejemplo: negritas, cursivas y tamaños de letras; mientras tanto, las discursivas son: manejo de tono de voz, gestos y reiterar las informaciones importantes del tema en cuestión.

En ese mismo orden de ideas, se pueden incluir los mapas que entre los más conocidos están los conceptuales, mentales, semántico, cognitivo tipo sol, de telaraña, de ciclos, de secuencia y las preguntas literales que se refieren a identificar las ideas y los detalles importantes establecidos en un texto.

Evidentemente, las estrategias didácticas juegan un papel preponderante en el proceso de enseñanza-aprendizaje, porque buscan preparar al estudiante para que sea autónomo e independiente y así adquirir la capacidad de resolver problemas en su entorno, tanto personal como profesional.

Profesor universitario.