Temas Especiales

20 de May de 2022

Columnistas

Otra vez la fundación de Colón

“[…] es menester revisar la fecha 27 de febrero de 1852, tenida como la de fundación de Colón”

Todos los 27 de febrero, la ciudad de Colón “celebra su fundación”. Esto se dio a partir del Acuerdo Municipal No. 3 de 31 de enero de 1928. Es el caso que, siendo gobernador de la provincia de Colón Juan Demóstenes Arosemena y en virtud de la búsqueda de una fecha para inaugurar el desaparecido Palacio Municipal, Héctor Conte Bermúdez, alcalde del distrito de Colón, sugirió al gobernador J. Arosemena la fecha 27 de febrero, porque, según su conocimiento, fue un 27 de febrero de 1852 cuando se fundó la ciudad.

Esa fecha inexacta ha sido motivo de una larga discusión académica, en donde han participado ilustres panameños: Héctor Conte Bermúdez, José Guardia Vega, Justo Arosemena, Juan A. Susto, Ernesto Castillero Reyes, José María Vásquez, Max Salabarría y, más recientemente, este servidor.

El asunto está en que la investigación histórica ha demostrado que la ciudad fue fundada el 12 de octubre de 1850. La insistencia en desconocer esta fecha y aceptar la del 27 de febrero, solo demuestra el desprecio a los razonamientos serios debidamente fundamentados.

En 1985, el alcalde Juan Fidel Macías Cerezo (q. e. p. d.), frente a nuestra preocupación expresada como orador en el evento de celebración de “fundación de la ciudad”, dirigió carta al presidente de la Academia de la Historia, Samuel Gutiérrez, pidiendo su autorizada opinión, quien en respuesta aconsejó hacer las investigaciones en Colombia, dado el hecho de que en Panamá no había documento alguno que diera fe sobre la fecha aludida.

La pesquisa realizada en Colombia, así como la consulta hecha el 26 de marzo de 1997, por Max Salabarría a los Archivos Nacionales de Estados Unidos, dejaron claramente establecido que no había documentación alguna que validara la ceremonia de fundación de Colón el 27 de febrero de 1852.

Digamos que Colón fue un producto de los EE. UU, Raúl Leis (q. e. p. d.) dice que: “A mediados del siglo pasado Norteamérica necesitaba un ferrocarril. El imperio crecía a costa de la explotación en otros territorios… Así Colón fruto de la competencia por la tierra. Aparecida de la nada. Producto fortuito de la “mano invisible” de la oferta y la demanda”. Es claro que la isla de Manzanillo sobre la que se erigió la ciudad, la entendían los EE. UU. como parte de su propiedad y es de esta manera como proponen un 27 de febrero de 1852 una ceremonia pública para “fundar la ciudad”.

Téngase en cuenta que, el 10 de octubre de 1850, la Cámara Provincial de Panamá ordenó la fundación de la ciudad y acordó que se llamaría Colón y el 12 de octubre de 1850 fue sancionada la ordenanza por el gobernador José de Obaldía. Este fue un acto soberano de Nueva Granada.

Preguntamos entonces: ¿Podían los EE. UU., de manera unilateral, fundar una ciudad en el territorio de la Nueva Granada?, ¿le daba el Contrato Stephens-Paredes la potestad para ello?, ¿podían los EE. UU. fundar y ponerle nombre a la ciudad?, ¿desconocían por ello la jurisdicción que tenía la Nueva Granada sobre su territorio?, ¿tenía carácter oficial la ceremonia pública de fundación impulsada por los EE. UU.?

Así, es menester revisar la fecha 27 de febrero de 1852, tenida como la de fundación de Colón.

Docente universitario.