Temas Especiales

25 de May de 2022

Columnistas

Las 'cantas' o tonadas del carnaval tableño

“Deben promoverse más estudios que investiguen sobre los diversos fenómenos lingüístico que se dan en la sociedad panameña”

Es el título del trabajo de graduación presentado por Vanessa Rujano Bellido, que muestra la expresión de una literatura oral viva, manifestada en una tradición folclórica, rica en costumbres ancestrales. En ella, se realiza un análisis detallado de las coplas utilizadas durante estas fiestas, las cuales se hilvanan en géneros literarios populares muy antiguos y conocidos.

Se logra probar que las “cantas” del carnaval mencionadas forman parte de una manifestación cultural histórica. Se enfatiza el origen de las “cantas”, develando su trascendencia histórica y sus antecedentes en la literatura burlesca, manifestada en las pullas y los juegos de escarnio, divulgados en las coplas de mal decir, los cuales son de origen medieval. Se escudriña la lírica insertada en las “cantas” estudiadas.

Se recalca el acontecimiento histórico que precede al surgimiento de las cantas, en actividades religiosas que evolucionaron en mundanas, por lo que fueron expulsadas de los templos. Las características de las cantas se basan en un uso particular de la palabra y la poesía, como combates o guerras verbales. Los versos presentan irregularidades formales, porque están al servicio de los contenidos. Los escenarios de estas representaciones teatrales son públicos y las actividades son colectiva de participación masiva.

La investigación se realizó mediante el análisis de documentos, consulta de textos y publicaciones oficiales de ambos grupos contendientes. Se estudiaron los extensos archivos personales de esta servidora. Se entrevistó a las personas oriundas de la región, organizadores y participantes entusiastas y muy cooperativos.

Observación del material recopilado, tales como folletos, discos compactos, revistas, donadas por los acreditados cultores de la actividad.

Se revelaron diferentes tipos de cantas:

Sátira y burlas literarias, como los trovadores y cantores de controversias.

Sátira política y moral: que involucra los antecedentes familiares.

Sátira personal: características físicas, morales, políticas y temperamentales.

Sátira sexual: la posible vida sexual de la familia, allegados y pertenecientes a los bandos opuestos.

Sátira social: aspectos de razas, referencias raciales familiares, etc.

Antecedentes:

Las “cantas” o tonadas del carnaval son un fenómeno festivo de carácter burlesco, que se lleva a cabo durante las fiestas del Carnaval de Las Tablas, y se le llama festivo porque no son baladas comunes y corrientes, que riman en versos románticos, inspirados por un amor que inicia o uno que concluye. Su nombre parece proceder del medieval “cant-(ig)-as”, que denominaba estas piezas poéticas cortas. Estas “cantas” o tonadas, como también se les conoce, llevan implícito en ellas un combate verbal, cuyos recursos principales son las tonadas convertidas en armas arrojadizas.

Es entonces en donde una mezcla de culturas y momentos de la historia aparecen para adueñarse del lugar por un periodo de cinco días, cuando salen a la luz, de manera muy peculiar, situaciones personales, modismos, formas del lenguaje y ataques verbales. La contienda se hace tan zahirientes que se lanzan palabras llenas de escarnio y burla.

El pueblo hace uso de un recurso que le da vistosidad al evento, y en una actualización, muy glamorosa, del milenario ritual del “chivo expiador o expiatorio”, mujeres jóvenes de una extraordinaria y espectacular belleza, son ofrecidas o se entregan, casi como en un ritual de sacrificio, representando a cada grupo.

Tanto Calle Arriba como Calle Abajo de Las Tablas hacen muestra -en un despliegue lleno de vistosidad, lujo y derroche- del testimonio de la portentosa riqueza de la región y que se quiere promover; mientras sus “reinas” -algunas nacidas en el extranjero e importadas para la ocasión- son sometidas a todos los vituperios imaginables, que pudieron habérsele ocurrido a los imaginativos creadores del bando contrario. Tanto Alfonso X, el sabio, como García Márquez cultivaron estas formas literarias. Habría que preguntar a Isabel segunda de Inglaterra su opinión al respecto.

Entre las Conclusiones y Recomendaciones están:

La normativa a seguir para escribir e interpretar las “cantas” es no mencionar nombres propios ni evocaciones personalizadas. Se trabaja mediante la generalización, la alusión, la insinuación, la metáfora, el eufemismo y la alegoría. Se debe resaltar la importancia de estudiar los fenómenos de lingüísticos que se dan en el país, pues, la lengua, y sus variados usos, forman parte del patrimonio cultural intangible de la sociedad nacional e internacional. Deben promoverse más estudios que investiguen sobre los diversos fenómenos lingüístico que se dan en la sociedad panameña.

Catedrática, investigadora, actriz.