Temas Especiales

22 de May de 2022

Columnistas

Todos juntos para cerrar las brechas

“[...] ciudadanos [...], y nosotros, ¿qué vamos a hacer? No podemos quedarnos mirando o participando en las redes, estamos obligados a vencer la apatía, mantener el optimismo y participar en el desarrollo de las iniciativas que surjan para hacer realidad el pías anhelado por la mayoría”

A pesar de algunas declaraciones negativas, cada vez son más las organizaciones, sociedades e instituciones de nuestro país que se han adherido con confianza al logro de los acuerdos nacionales y regionales, resultantes del proceso del Pacto del Bicentenario Cerrando Brechas. Y no podía ser de otro modo, pues contribuir con la solución de los problemas de inequidad del país y cerrar las brechas de desigualdad, tiene que ser un asunto de todos. No es suficiente con el apoyo que le puedan dar las autoridades. Lo que hace falta es que más ciudadanos seamos corresponsables y nos sumemos con optimismo a la propuesta, a fin de que la voluntad popular expresada en el Pacto se convierta en la Agenda de Nación necesaria para corregir desigualdades históricas y deficiencias institucionales.

Antes de seguir adelante, es preciso insistir, como subraya el informe final del Pacto del Bicentenario, que este no es solo una lista de demandas, insatisfacciones y reclamos por deudas sociales acumuladas y no saldadas. Tampoco es un proyecto de un Gobierno. Es un mandato de los ciudadanos, para proceder a la acción, romper inercias, superar obstáculos e injustas condiciones para la vida y una interpelación a las instituciones para que cumplan con sus responsabilidades. Y si los panameños ignoramos este mandato, con la excusa de que se trata de una maniobra política del Gobierno, u “otro diálogo más”; pues estamos defraudando a los más de 200 mil compatriotas que sí creyeron y participaron proponiendo soluciones para hacer realidad el país anhelado por la mayoría.

Para poner en perspectiva la importancia de esa corresponsabilidad; la ONU, refiriéndose al logro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los ODS; nos recuerda que, para alcanzar las metas de los ODS es absolutamente necesaria la colaboración efectiva e integrada de los diferentes sectores y agentes; poniendo en común recursos financieros, conocimientos y experiencia. Es decir, para lograr el futuro sostenible que queremos, las alianzas intersectoriales e innovadoras de múltiples partes interesadas desempeñan una función crucial a la hora de llevarnos donde necesitamos para el año 2030.

Y por si alguien se pregunta ¿qué tienen que ver los ODS con los Acuerdos del Pacto del Bicentenario? Bastaría con recordar que los ODS son objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible y; que los Acuerdos apuntan a concentrar esfuerzos en “cerrar brechas” en asuntos clave para asegurar el bienestar, prosperidad y desarrollo para todos los panameños en todos los lugares. Es clarísimo entonces que las alianzas intersectoriales e innovadoras de múltiples partes interesadas desempeñarán una función crucial a la hora de darle respuesta a las voces y propuestas ciudadanas, expresadas con gran fuerza histórica en el Pacto del Bicentenario. La buena noticia es que parece haber consenso sobre la necesidad de estas alianzas intersectoriales. Veamos algunas evidencias.

Para comenzar es obligatorio subrayar el enfoque altamente participativo desarrollado a la hora de formular el Plan Estratégico de Gobierno, con la participación de especialistas de distintas instituciones públicas y privadas, miembros de la sociedad civil y ejecutivos de la nueva administración, en un contexto de sentar las bases para vigorizar la economía, mantenerla saludable, generar mayor número de puestos de empleo para nuestra población económicamente activa, hacer más con menos, de modo eficiente e iniciar un proceso para acabar con las inequidades y desigualdades que existen en el país.

Por su parte, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), en su reciente declaración “Compromiso con el futuro de Panamá”, hace un llamado a comprometernos todos -empresarios, Gobierno y sociedad- en enfrentar juntos el desafío de pensar a largo plazo y enfocarnos en retos que demandan la mejor versión de nosotros mismos para el beneficio de todos, como lo son: la reingeniería del sistema educativo, la sostenibilidad de la Caja de Seguro Social, el funcionamiento del Sistema de Administración de Justicia, la lucha contra la corrupción y el cumplimiento de la ley, mediante mayor apertura y transparencia; la transformación de nuestra matriz energética; la protección de la mujer ante la violencia y la desigualdad en todas sus formas; las acciones urgentes para superar las listas discriminatorias; la modernización de los servicios públicos; la aceleración de la economía digital; y las nuevas formas de comercio; entre otros.

Es evidente la coincidencia absoluta entre los desafíos señalados por la CCIAP, los Acuerdos del Pacto del Bicentenario para cerrar brechas, la propuesta de trabajo descrita en el Plan estratégico del Gobierno actual, y muy probablemente, las propuestas que nos presenten los futuros candidatos a presidente, pues, las brechas no han sido cerradas y son, como dije al inicio, un asunto de todos.

Dicho todo lo anterior, solo me resta preguntarnos a los ciudadanos con el máximo respeto, y nosotros, ¿qué vamos a hacer? No podemos quedarnos mirando o participando en las redes, estamos obligados a vencer la apatía, mantener el optimismo y participar en el desarrollo de las iniciativas que surjan para hacer realidad el pías anhelado por la mayoría.

Médico, exrepresentante de la Organización Mundial de la Salud (OMS).