19 de Ago de 2022

Columnistas

Fortalecimiento del sistema inmunológico

Todos necesitamos que nuestro sistema inmunológico funcione de manera óptima. Eso está claro. Pero cuando analizamos lo que dicen los estudios y las investigaciones, vemos que el miedo, la ansiedad y las emociones tienen una fuerte asociación con la supresión del sistema inmunológico.

Todos necesitamos que nuestro sistema inmunológico funcione de manera óptima. Eso está claro. Pero cuando analizamos lo que dicen los estudios y las investigaciones, vemos que el miedo, la ansiedad y las emociones tienen una fuerte asociación con la supresión del sistema inmunológico. Vivimos en un momento crítico para invertir en prácticas que conduzcan a una salud total. Es hora de redoblar la apuesta por un estilo de vida saludable donde las personas pueden defenderse de los peores efectos de los virus y las infecciones, y ayudar a aplanar la curva de enfermedades virales al fortalecer su sistema inmunológico a través de una mejor elección de alimentos. Lo cual es exactamente lo que hemos señalado durante mucho tiempo en esta columna. Y parece ser que en el mundo actual, es más cierto que nunca.

Por supuesto que los dos años y medio que llevamos de pandemia del covid han dejado mucho miedo y angustia. No pasa un día sin que sintamos los efectos nocivos de esta realidad. Y no solo en número de amigos y familiares fallecidos, sino en el estrés que le quita la alegría a la vida y nos impide ver y vislumbrar cosas positivas. Además nuestros cuerpo, deprimidos y ciertamente ansiosos, con las glándulas suprarrenales bombeando una hormona llamada cortisol, se debilitan y reducen aún más la inmunidad y nos hace más susceptible a las infecciones. Entonces, hay todo tipo de razones fisiológicas por las que no queremos estar ansiosos y deprimidos. Pero fácil de decir, ¿verdad?

Sería bueno si tuviéramos una clave en nuestra computadora para hacer eso. Pero hay una opción que tenemos todos los días y que tiene que ver con lo que vamos a almorzar o cenar hoy. ¿Cuántos vegetales verdes frescos vamos a poner en el plato o cuánta fruta fresca? ¿Qué tamaño tendrá la ensalada? Es decir, una opción con respecto a cómo vamos a nutrir cada célula del cuerpo para que sea más resistente en la reparación de tejidos que se dañan. Todo esto depende de la gran mayoría de los alimentos que comemos, del agua que bebemos, del aire que respiramos, etc.

Pero también, de todo el entorno que creamos en nuestro cuerpo. Aprendí hace unos años lo importante que es dormir. Que los bebés crecen cuando duermen. Si tienes un recién nacido, es medio milímetro más alto cuando se despierta de la siesta que cuando se va a dormir. ¿Y adivina qué? Los adultos nos curamos cuando dormimos. Las fracturas sanan, las quemaduras sanan, las infecciones sanan. Y es posible que las infecciones virales se curen también. Con lo cual, privarse de dormir no es algo bueno. No es tan fácil en estos días si trabajas en turno nocturnos o lo que sea. Hay que dormir bien, y eso se hace estableciendo una hora predeterminada: estaré en la cama todas las noches a las 10pm y apagaré las luces a las 10:15. Y no más ver la televisión a altas horas de la noche o ver el teléfono celular por horas. Y obtener esas seis, siete, ocho horas de preferencia de sueño. Ayudará mucho.

También, beber suficiente agua es fundamental. Cuando no bebemos suficiente agua, nuestras secreciones se espesan, incluso en nuestros pulmones, y al virus covid le encantan las secreciones espesas. Así que toma cuatro, cinco vasos de agua durante el día. Toma sopas y alimentos con alto contenido de agua. Ahora bien, en Panamá hubo un tiempo cuando el agua del grifo era buena. Hoy el IDAAN carece de recursos y sus operaciones dejan mucho que decir. Un mero análisis del agua del grifo refleja altas concentraciones de cloro, lodo y minerales en suspensión. Ni hablar de comunidades donde lamentablemente pueden llegar larvas y otras especies aptas para la microbiología. Mi sugerencia: hierva el agua o cómprese un filtro.

Existe una ciencia sobre las cosas buenas que le suceden al sistema inmunológico cuando nos reímos. Cuando somos positivos y felices, nuestras células inmunes responden a eso. No es tan fácil si quedamos sin trabajo o tenemos un hijo enfermo en casa y no sabemos de dónde sale el alquiler. No es tan fácil estar cantando y bailando. Y no quiero ser simplista aquí, y quiero honrar completamente el estrés que toda esta pandemia ha infligido en todos. Individuos, empresas, nuestra sociedad. Pero sí realmente quiere dar un buen primer paso en mejorar la salud, comience empujando ese carrito por el pasillo del supermercado y vaya directamente al área de productos frescos y naturales. Esa es una de las acciones más poderosas para derrotar los virus y afirmar la vida que puede hacer.

Empresario, consultor de nutrición y asesor en salud pública