Temas Especiales

30 de Ene de 2023

Columnistas

Sobre el crimen de Remón

En una entrevista, el escritor Cesar Díaz Brandao reafirma que en su reciente libro “Comentarios finales al libro sobre Remón” hay incongruencias, pese a que se cumplieron las garantías del debido proceso

Bajo el título ¿Por qué mataron a Remón? La Estrella de Panamá, publica el 1 de enero de 2023 entrevista con Cesar Díaz Brandao sobre su reciente libro del asesinato del presidente Remón. En la entrevista, Díaz Brandao no menciona mis “Comentarios finales al libro sobre Remón” publicados en La Prensa el 28 de junio de 2022 en respuesta a su artículo del 12 de junio de 2022. En esos “Comentarios finales al libro sobre Remón” reafirmaba que su libro tiene muchas incongruencias; señalo algunas más.

Después de conocer que los norteamericanos se habían llevado documentos de Noriega luego de la invasión de Panamá, que incluían un archivo de las Fuerzas de Defensa, antigua Guardia Nacional, titulado información recopilada sobre el asesinato del presidente Remón y Rubén Miró, Díaz Brandao se entrevista con Manuel Antonio Noriega. Es entonces cuando Noriega le revela que el cadete Edgardo Tejada pudo haber sido quien disparó en el Hipódromo Juan Franco. También le dice que Danilo Sousa era miembro de la Policía Secreta Nacional. Información esta última que es confirmada por la brigada de inteligencia 470 acantonada en la antigua Zona del Canal.

Díaz Brandao dice que el comandante Timoteo Meléndez asesinó a Danilo Sousa miembro de la Policía Secreta, con alevosía; menciona que las declaraciones de Eduardo Grau, donde aparece Meléndez, son un paso más en el trayecto que conduce al asesinato de Remón. Finalmente, tras las declaraciones del cadete Tejada, Díaz Brandao afirma que por tercera vez el comandante Meléndez es implicado en el complot para eliminar a Remón. Lo sorprendente es que luego de sus propias deducciones y del caudal informativo proveniente de agencias de inteligencia norteamericanas, Díaz Brandao se olvida del comandante Meléndez. Esto sin contar con los hechos de que Meléndez estaba presente esa noche en Juan Franco cuando asesinaban a Remón; minutos después le dispara al miembro de la Secreta Danilo Sousa dos veces en la radiopatrulla número 24 conducido por el cabo Guillermo Bernal, según se desprende de información de la CIA. Algo extraordinario había visto Danilo Sousa miembro de un estamento de seguridad del Estado, para ser asesinado a sangre fría por el comandante Meléndez, figura clave de este crimen.

Informe desclasificado de la CIA destaca como el fiscal Francisco Alvarado y la Comisión Investigadora de la Asamblea Nacional ocultaron las declaraciones de Eduardo Grau que implicaban a los comandantes Flores y Meléndez en un complot contra Remón, por las consecuencias que podían causar. Según la CIA, el ministro de Gobierno y Justicia, Alejandro “Toto” Remón, le dijo al fiscal Alvarado que sería peligroso que se conociera esta información. Mantuvieron ocultas las declaraciones de Grau hasta el 6 de mayo, fecha que fueron filtradas y luego publicadas en un remitido público pagado por la familia St. Malo. Para entonces, la Asamblea Nacional había condenado a José Ramón Guizado, habiéndolo hecho el 29 de marzo. Sin embargo, Díaz Brandao afirma que el debido proceso fue respetado.

El día 14 de enero, después de enterarse de las declaraciones de Rubén Miró, Guizado solicitaba licencia a la Asamblea Nacional para separarse de la presidencia hasta que se esclareciera la acusación hecha contra él. En escasas 24 horas después de las declaraciones de Miró, la Asamblea Nacional le negaba la licencia solicitada y en su lugar lo suspendía del alto cargo que ocupaba ordenando su detención. En pocas palabras, la Asamblea Nacional condenaba a Guizado de antemano, sin siquiera conocer a fondo las declaraciones que pocas horas antes había hecho Miró; así pasaba de la Presidencia a la Cárcel Modelo, en sólo unas horas. De esta manera se despojaba de la presidencia a Guizado para acomodar las ambiciones políticas y económicas del grupo que venía disfrutando de prebendas y prerrogativas gubernamentales. Para Díaz Brandao se cumplía con las garantías del debido proceso.

Banquero Jubilado