Temas Especiales

30 de Ene de 2023

Columnistas

Factores en preferencia del voto

“Ojalá sepamos votar y No lo hagamos con las vísceras o con necesidades individualizadas, sino por el interés del desarrollo y crecimiento de un país de todos”

En materia política es difícil determinar y encasillar un patrón específico en toma de decisiones, estrategias y alianzas. Es decir, se puede entender la ideología de un partido, sus postulados o principios, pero No se puede precisar con facilidad su sincronía, su proyección en un contexto histórico; su perfil en tiempo y espacio.

Cada partido político, en víspera de unas elecciones, tantea sus candidatos, tanto a lo interno como a lo externo, sus fortalezas, su empatía con el votante y luego mercadea ese producto, cumpliendo con una serie de plenarias y adhesión a preceptos partidistas y normativas del Tribunal Electoral.

Posiblemente, previo a lo precedente, se realizan encuestas y mediciones para tener una visión clara del peso político del candidato y de su propuesta electoral, que, de hecho, tratará de abarcar todas las necesidades, urgencias y salida de atolladeros socioeconómicos del país.

Al vender ese producto político, un candidato X, estarán convencidos de que, con un buen discurso, una excelente propuesta, un amarre político fuerte con otros partidos (alianza política) se define el triunfo y éxito de la estrategia, sin importar el costo y todo el camino recorrido.

Actualmente, Panamá, arranca la recta política, hacia el 2024, con tentativas de alianzas, con análisis de politólogos o cientistas sociales, con especulaciones y con sectores donantes que ya estudian a quién dar su apoyo y con quién puedan resarcir algo de esa inversión, No importa el partido; el interés justifica ese apoyo.

De momento, se sabe por medición del voto, por tanteos en redes y en ciertos núcleos sociales, que, a diferencia de otros partidos, el partido Realizando Metas y su candidato puntean la preferencia. ¿Cómo explicamos que, pese a todos los escándalos, señalamientos y descalificación de ese candidato por parte de sectores sensitivos e importantes del país, siga marcando en la preferencia del voto?

Algunos entendidos hablan de “fenómeno político”, otros, de “acción inversa” (su presencia en escándalos lo victimiza y dispara su popularidad), otros hablan del “oportunismo de líderes”, en distintas instancias y clases, que canalizan y convergen votos en una dirección, favoreciendo a ese partido. Personalmente, considero que la “alienación social inducida”, también pueda justificar esta acción.

Lo cierto es que, desde un punto muy subjetivo, considero que los partidos políticos, con sus prácticas clientelistas y maleanteriles, han conseguido individualizar las penas y sufrimientos, al grado que el ciudadano común no ve más allá de él y sus necesidades y No entiende de un proyecto colectivo, donde prime el bien social y, por consiguiente, un Panamá de todos y para todos, donde, más allá de acumulación de riquezas personales, se dé el goce de todas las virtudes consignadas en nuestra Constitución y una justa distribución de la riqueza.

Será un torneo electoral de alianzas, de muestreo de fuerza política, de un discurso virtual, alejado de las verdaderas necesidades populares, de más de lo mismo y, al final, un país liderizado por un par de bellacos, que ven los árboles y no el bosque, que entienden de sus prioridades y no así de la imperiosa urgencia de administrar el Estado en función del uso potencial de todos nuestros recursos y apostar por un Panamá objetivamente entendido, desde una lógica y accionar que propicie mejores días para nuestros ciudadanos. Ojalá sepamos votar y No lo hagamos con las vísceras o con necesidades individualizadas, sino por el interés del desarrollo y crecimiento de un país de todos.

Docente