• 20/05/2013 02:00

Educación y transmisión del saber

Es uno de los temas más importantes para la Filosofía de la Educación: ¿por qué una persona habla y otra escucha? ¿De dónde nace el dese...

Es uno de los temas más importantes para la Filosofía de la Educación: ¿por qué una persona habla y otra escucha? ¿De dónde nace el deseo de enseñar y el esfuerzo por aprender?

La historia humana se construye desde un número incalculable de conocimientos. Unos son etapas provisionales en el camino hacia la verdad: con la llegada de nuevos datos los antiguos quedan corregidos o superados. Otros se transmiten de generación en generación con una continuidad asombrosa: también hoy, como en el pasado, los padres enseñan a los hijos a tener cuidado con el fuego.

En esa larga historia nunca se ha interrumpido la transmisión del saber. Es cierto que algunos datos y textos han quedado a veces olvidados durante siglos, o incluso que han desaparecido por completo. Pero también es cierto que otros millones de datos llegan al presente desde una cadena asombrosa de comunicadores, padres y madres, maestros o simples aficionados, que han sabido hacer llegar una información desde el pasado hasta el presente.

Lo anterior ha sido posible porque unos hablan (escriben, graban, publican en Internet) y otros escuchan (leen, ven, consultan en la Web). Los primeros comunican con la convicción de transmitir algo importante y valioso. Los segundos acogen informaciones desde ese deseo incontenible que tienen todos los hombres por conocer la realidad, según la famosa frase que da inicio a la ‘Metafísica’ de Aristóteles. Los errores del pasado y del presente no han podido interrumpir la cadena. Es cierto que descubrir un engaño duele, crea desconfianza, daña la comunicación. Sin embargo, más allá de errores involuntarios o de mentiras manipuladoras, siguen abiertos canales de enseñanza entre todas las generaciones y sobre los temas más insospechados.

¿Por qué, entonces, unos hablan y otros escuchan? Porque los primeros suponen conocer algo que interesa y vale para los segundos. Porque los segundos acogen y reciben con actitud despierta (también crítica) lo que transmiten los primeros.

Así se construye ese rico y continuo fenómeno que conocemos como educación. Desde la misma los seres humanos se colocan en una línea imaginaria que va desde los orígenes de la humanidad y que llega hasta nuestros días.

Esa línea explica los muchos beneficios que han caracterizado nuestra vida y que llegaron a nosotros desde cientos de personas que compartían su saber: un médico competente y disponible, un paciente profesor de idiomas, un hábil maestro de la autoescuela, unos padres de familia y amigos que nos apartaron del mal camino y nos guiaron, respetuosamente, hacia el bien, la verdad y la justicia.

*SACERDOTE Y FILÓSOFO. ROMA, ITALIA.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus