• 07/04/2009 02:00

La tormenta perfecta

Meses atrás vi la película “La tormenta perfecta”, hecho histórico donde tres huracanes coincidieron, increíblemente, en un mismo punto,...

Meses atrás vi la película “La tormenta perfecta”, hecho histórico donde tres huracanes coincidieron, increíblemente, en un mismo punto, encontrándose sus centros y creando la mayor tormenta de la historia. La trama de la película se enmarca en el bote pesquero que desconoce la magnitud de la misma y se hunde al enfrentarla. Hoy no puedo menos que ver la similitud con lo que estamos viviendo en Panamá. El mundo económico enfrenta una “tormenta perfecta” con la crisis global de la economía. La nave de nuestro país tiene dos opciones: prepararse para enfrentarla o en forma irresponsable entrar en ella desconociendo su fuerza y magnitud.

No podemos hoy los ciudadanos conscientes y responsables dejar de evaluar la realidad del momento que vivimos para entonces escoger con inteligencia los mejores candidatos para las próximas elecciones.

Es evidente que no estamos en tiempos normales, no estamos en una clara tendencia de crecimiento económico y sin mayores obstáculos y peligros a corto y mediano plazo, no. Estamos advertidos de una contracción económica que en otros países presagian inclusive recesiones y hasta quiebras de instituciones y del propio Estado.

¿Debemos en estos momentos siquiera considerar un cambio dramático de dirección o mas bien procurar mantener la estabilidad que nos permita enfrentar la posible crisis? Un candidato hoy propone cambios que conllevan alterar Constitución, códigos, leyes, composición de juntas directivas, cambiar nuestras leyes fiscales, Código de Trabajo, Ley de Salario Mínimo, Carrera Administrativa. ¿Son estos tiempos los propicios para tanto cambio? ¿No sería lo indicado ajustar los errores cometidos, modificar con paciencia lo que debe modificarse, seguir el rumbo trazado?

En medio de la “tormenta perfecta”, parece que quisiéramos cambiar de capitán de la nave. Un gobierno que ciertamente en años de auge y crecimiento, sostuvo el crecimiento de la economía en más de 8% promedio anual por cuatro años, que bajó el desempleo de 14% al 5.6%, que aumentó las exportaciones, aumentó el turismo, la construcción, el desarrollo marítimo, el sector servicio, las comunicaciones y que invirtió en obras más de cinco mil millones de balboas, que en kilómetros de carretera hizo más que la sumas de los tres gobiernos anteriores. Hoy, lo criticamos y podemos pensar que nos iría mejor frente a la crisis con una alianza de partidos que nunca han producido un gobierno eficiente.

Hablan de “cambio”, pero se rodean de ex miembros de los propios gobiernos anteriores, se une a los partidos que gobernaron durante 10 años el país en los últimos veinte y aunque en ambos casos, los gobiernos de Guillermo Endara y Mireya Moscoso, los problemas estuvieron presentes, no los resolvieron.

Martín Torrijos Espino recibió el país con una Caja de Seguro Social al borde de la quiebra, con las finanzas públicas quebradas, con los problemas de transporte público, seguridad, desempleo y corrupción evidentes.

Gracias al Partido Revolucionario Democrático (PRD) y sus técnicos se ajustó la ley de la Caja de Seguro Social, se dio la reforma fiscal que ha dado una inyección económica a las finanzas públicas, y con planes de gobierno coherentes se ha planificado el desarrollo.

Viene la “tormenta perfecta”. ¿Nos iría mejor con el mismo PRD o probamos a los fracasados de ayer unidos por el cambio?

-El autor es ingeniero y analista político.marognoni@cwpanama.net

Lo Nuevo
comments powered by Disqus