Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Entre Líneas

Cambios necesarios

E n el caso de la crisis hondureña, Panamá jugó un papel de primerísimo orden y marcó el camino para una salida, al tiempo que la OEA se...

E n el caso de la crisis hondureña, Panamá jugó un papel de primerísimo orden y marcó el camino para una salida, al tiempo que la OEA se debatía entre erráticos pasos. Cumplido el proceso electoral hondureño y el reconocimiento posterior del nuevo mandatario electo por varios gobiernos encabezados por Panamá, la OEA debe rectificar su andar y ayudar a que el nuevo presidente sea reconocido por todos. La OEA debía jugar un papel importante en esta crisis, pero solo enredó las cosas porque cayó en el juego de la política. Nadie puede justificar un golpe de Estado, pero la manera más lógica para superar esta crisis era a través de elecciones. Así lo entendió Panamá, Costa Rica, Estados Unidos y muchos otros países, pero la OEA no. Esa situación nos recuerda el mal sabor, del papel que jugó este organismo cuando los panameños estuvimos atrapados por una dictadura militar durante dos décadas. Un cambio en la OEA es urgente.