Panamá,25º

15 de Dec de 2019

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Corrupción política y empresarial

La corrupción es un mal que hay que eliminar de raíz, pero no solo aplicando severos castigos a una de las partes y dejando intacta a otra

¿Quién es el corrupto? ¿Quién corrompe? Son preguntas que muchos ciudadanos se hacen, ahora que el tema de la corrupción está entre los más tocados en los medios políticos, aunque no así de toda la sociedad. Aunque parezca increíble, las encuestas sobre los problemas que verdaderamente aquejan a la sociedad, siempre el de la seguridad, trabajo y comida superan la corrupción. Y es que la corrupción es vista desde dos perspectivas muy distintas en la sociedad. Para una, es la principal causa y achaca de este grave delito a los políticos y funcionarios inescrupulosos. Para la otra sociedad, la de la mayoría, la corrupción es de los empresarios, políticos y funcionarios inescrupulosos... La corrupción es un mal que hay que eliminar de raíz, pero no solo aplicando severos castigos a una de las partes y dejando intacta a otra. La corrupción que se ventila en los medios, lastimosamente, solo ataca a una parte y hace ver a la otra como verdaderos héroes que luchan por el bien del país. El problema más grave radica en el hecho de que la lucha contra la corrupción es utilizada para aniquilar adversarios con el propósito de hacerse del botín público. Sin embargo, tan corrupto es uno como el otro y en eso la parte mayoritaria de la sociedad tiene razón. Todos son corruptos y para acabar con este mal, hay que ser radical. Si no se acaba la corrupción empresarial, la corrupción política volverá a crecer, porque para que exista un funcionario corrupto, siempre va a haber un empresario que lo corrompa. Panamá, si quiere acabar con la corrupción, tiene que atacar el problema de raíz. ¡Así de simple!