07 de Dic de 2021

Entre Líneas

'Una cabeza, un voto'

“El residuo no debe existir, aquí debe establecerse el sistema de “una cabeza, un voto”, y se acaba la discusión”

La polémica por el residuo y medio cociente que se ha formado en la Asamblea es un tema que se resuelve con la eliminación de ese mecanismo de elección, pues resulta que quienes salen electos con residuos tienen menos votos que otros candidatos. La fórmula la sustentan quienes la defienden en que este mecanismo les permite a partidos pequeños y candidatos independientes acceder a la Asamblea, pues con el mecanismo “una cabeza, un voto” los partidos grandes son los que se llevarían la mayoría de los cargos. Sin embargo, aunque el residuo tenga esa “bondad”, es antidemocrático y lo mejor que pueden hacer los diputados es establecer que quienes saquen la mayor cantidad de votos sean los que ocupen los cargos en la Asamblea Nacional. Todo partido que es hoy grande nació pequeño y no tiene lógica que sigamos apadrinando que los votos se cuenten dos veces para otorgarle una curul a alguien que el soberano, el pueblo, no lo eligió. El residuo es una distorsión de la voluntad del soberano y ha imperado aquí so pretexto de darle oportunidad a esos partidos pequeños, pero que muchas veces termina permitiendo trampas que cualquiera ve a simple vista. El residuo no debe existir, aquí debe establecerse el sistema de “una cabeza, un voto”, y se acaba la discusión. ¡Así de simple!