Temas Especiales

21 de Ene de 2022

Entre Líneas

La microcorrupción

“Hay que rescatar el país de la corrupción en general, la grande y la chica, volver a los valores cívicos y morales […]”

A diario salen a relucir los escándalos de corrupción. Nunca se ha puesto un monto, pero los cálculos son abiertos. Unos hablan de que en un quinquenio se llevaron tres mil millones de dólares, otros son más extremistas, otros, no tanto. ¿Cuánto nos cuesta realmente la corrupción a los panameños? No hay cifras en Panamá. Lo cierto es que una cosa es la corrupción a lo grande, esa que por cada proyecto de millones de dólares presupuesta el 10 o 15 por ciento para la coima y aquella microcorrupción que se da a diario, que es constante y casi todos la toleran y aplican, para mover las cosas. Y, aunque nos centremos en la gran corrupción, la microcorrupción es más dañina y perversa, porque, sin coimear, las cosas no caminan. Desde un plano, hasta un diploma; desde una instalación de energía eléctrica o agua potable, hasta una ONG. Es la triste realidad que padecemos y la sociedad es tolerante ante esto. Se escandaliza por la gran corrupción, pero practica a diario la micro, como si esa no importara, cuando es esta la que nos está ahogando. Hay que rescatar el país de la corrupción en general, la grande y la chica, volver a los valores cívicos y morales y entre ellos, afianzar la responsabilidad y honestidad de cada una de las personas que presta un servicio público. Seguir escandalizado por la gran corrupción y tolerar y practicar la microcorrupción es lo más hipócrita que hacemos. ¡Así de simple!