10 de Ago de 2022

Entre Líneas

Tocando fondo

Al tocar fondo la sociedad puede renacer con fuerza, pero depende del liderazgo con unidad, para que todos y todas remen hacia el desarrollo que necesita el país para levantarse

Muchos manifiestan su frustración con la expresión "este país no tiene arreglo". Otros son más directos y publican su decisión de abandonar el país. Y es entendible lo que pasa. Un país donde hay un bombardeo constante de que somos “de la peor calaña”, donde la justicia nace viciada y donde las pandillas se reproducen como hongos. El asunto es que hemos tocado fondo. Lo único que queda por caer más bajo es que esas pandillas empiecen a cobrar impuestos y que no se pueda transitar libremente por todo el país. Pero al tocar fondo, permite a la sociedad el renacer con mucha fuerza y estructurar un nuevo modelo de convivencia. Pero todo depende del liderazgo nacional. Si ese liderazgo no transita hacia la unidad y la concordia, la posibilidad de que los pandilleros tomen control es más real que nunca. Sí, por el contrario, todos remamos hacia el desarrollo, el país se levanta. El Salvador es un vivo ejemplo de ese decaimiento social, producto de la división en el país. Hoy un presidente Bukele aplica la mano dura y ya no alcanzan las cárceles para meter a tanto pandillero. Esa es nuestra realidad, si seguimos fomentando el odio y la frustración en vez de unir el país y conducirlo hacia el desarrollo. ¡Así de simple!