• 14/03/2022 00:00

Burocracia

“Que, [...], el funcionario que frene el normal avance de cada trámite sea sancionado acorde a su falta”

Si hay algo que afecta el normal desenvolvimiento de la economía es la burocracia gubernamental. Lo triste es que la aceptamos, la apadrinamos y hasta pagamos por ella. Un trámite en una oficina pública demora una eternidad. Hay instituciones que son excepcionales, donde lo expedito es norma. ¿Por qué no ocurre en todas las instituciones? Es sencillo, porque se ha encontrado una forma de negocio, donde la tramitación expedita tiene un precio y el que lo paga recibe un trato diferente al que espera que el funcionario realice su trabajo, trabajo por el que se le paga con nuestros impuestos. Esta burocracia se alimenta porque nadie hace nada. Ya es hora de que se establezca un sistema computarizado que el ciudadano que realiza un trámite en cada institución, por pequeño que sea, pueda seguir en línea cómo avanza. Que, además, el funcionario que frene el normal avance de cada trámite sea sancionado acorde a su falta. No es algo nuevo, pero urge implementarlo en el país. Panamá tiene un presupuesto que sobrepasa los 25 mil millones de dólares y siempre lo balanceamos con deuda. Es hora de apretar el cinturón y una buena forma es promoviendo la eficiencia. Seguir con funcionarios que promuevan la ineficiencia para sacar provecho de los ciudadanos es castigar doblemente a la sociedad con los impuestos legales y este impuesto al chantaje. Seguir con lo mismo, no es opción. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus