• 01/03/2021 00:00

La nueva escuela

“La nueva escuela necesita un alto en los ataques hacia los docentes, que necesitan concentrarse en la aplicación de la mejor enseñanza, en lugar de estar […] esquivando golpes”

Los últimos 30 años han sido de ensayo y error en materia educativa. Se han cambiado currículums, dirigentes magisteriales, ministros, pero lo único que ha quedado realmente es el cambio de siglas del Ministerio: ME, MEDU, Meduca…, porque en las pruebas internacionales estamos fracasando. Parte del problema es la propia sociedad, que en lugar de ayudar a sacar la educación del laberinto donde se encuentra, lo que hace es hundirla más. Y la razón de este problema es que mucha gente culpa a los educadores, en especial a su dirigencia, porque aduce que solo se preocupa por aumentos de salarios y hacer manifestaciones para lograr canonjías. Sin embargo, la educación no es algo prioritario para la sociedad panameña que denigra a aquel que decide dedicarse a la pedagogía. Contrario a las alabanzas cuando un joven quiere ser ingeniero, médico o arquitecto, la profesión de docente se desanima. En los países donde la educación está en el nivel más alto, los docentes son las personas más respetadas. Al contrario, en Panamá, la docencia se ha dejado para el que no puede llegar más lejos que tiene que conformarse con ser maestro. ¿De qué se quejan entonces? La nueva escuela necesita un alto en los ataques hacia los docentes, que necesitan concentrarse en la aplicación de la mejor enseñanza, en lugar de estar preocupados esquivando golpes. No es ni será posible tener una mejor educación sin la participación de los docentes. Hay que cambiar la estrategia y unir esfuerzos, Gobierno, padres de familia y docentes, para lograr el cambio para esa nueva escuela en el mundo de la tecnología digital. Seguir con la polémica, es seguir en el error. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus