Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Jóvenes amados, rebeldes y desamparados

Nunca podré compartir que una persona, porque vive en barrios populares, tenga que ser cochina, fracasada académicamente y delincuente. ...

Nunca podré compartir que una persona, porque vive en barrios populares, tenga que ser cochina, fracasada académicamente y delincuente. Nadie nació con una etiqueta pegada al cuerpo que diga este será esto o aquello. Como especialista en conductas humanas, he tenido que discutir esto hasta la saciedad y lograr sacar, gracias a Dios, a muchos jóvenes de esta gran mentira que se les ha inculcado.

Los estudios realizados a través de consultorías y de experiencias, por más de 17 años, y del vasto estudio bíblico, me han enseñado que cuando nuestros jóvenes en su niñez y adolescencia son amados por sus padres y familiares, pese a recibir algunas disciplinas por sus padres, las cuales les dolieron en gran manera, hoy son jóvenes de bien y con un futuro próspero. Uno de estos tantos soy yo y usted que lee este escrito.

Hoy podemos observar más que nunca un gran por ciento de nuestros jóvenes en rebeldía, al más del 90%, los cuales viven un desenfreno y a causa de su rebeldía viven mal y no logran levantarse del abismo en que están. Entre las tantas cosas que les están pasando es por no obedecer a sus padres y menos honrarlos como manda la palabra de Dios.

También podemos encontrar a muchos jóvenes resentidos en gran manera con la sociedad, por la mala vida que le dieron sus padres, familiares y algunos conocidos. Personas que les decían que ellos o ellas no servían para nada, que son cabezones, buenos para nada, ‘vas a ser una prostituta... una cualquiera... un maleante’, o algo similar o peor. Jóvenes que no saben qué es sentir amor fraternal, que solo han escuchado de la palabra amor, pero que nunca lo han sentido y vivido en su vida. Jóvenes que hoy no es fácil tratarlos y no muchas personas les comprenderán. Pero no podemos dejar de comprender todos los profesionales con verdadera vocación de servicio, que debemos cumplir como manda Dios y realizar el trabajo de educación, liberación y transformación para el cual fuimos formados para servirle a la nación y dejar un buen legado.

*ASESOR NACIONAL DEL PROSI. PROGRAMA DE SEGURIDAD INTEGRAL.