Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

A la convención panameñista

El Partido Panameñista efectuará el próximo domingo una Convención Extraordinaria en Boquete, con el objetivo de iniciar la modernizació...

El Partido Panameñista efectuará el próximo domingo una Convención Extraordinaria en Boquete, con el objetivo de iniciar la modernización y actualización de sus Estatutos. El partido nace del grupo Acción Comunal en la década del 20 por jóvenes profesionales que se manifestaron a favor de una verdadera soberanía y una justicia a social para los más necesitados. La liderizó entre otros, el Dr. Arnulfo Arias, quien expuso sus conceptos en 1931, sobre el nacionalismo en nuestros países y su objetivo de desarrollo y justicia social para los mas humildes.

Su trayectoria ha estado obstaculizada siempre por las oligarquías económicas, las fuerzas militares y la política exterior de USA. Tres golpes de Estado terminaron con los gobiernos panameñistas, que, sin embargo, dejaron en el país una serie de progresos sociales que hoy disfrutamos naturalmente. Solo menciono la CSS, el voto de la mujer, el derecho a huelga de los trabajadores, jornadas de ocho horas, derecho a vacaciones, el patrimonio familiar, distribución de tierras, la Universidad de Panamá, el Conservatorio de música, apoyo a la gesta del 9 de Enero 64, eliminación del artículo 36 del tratado anterior que permitía la intervención militar de USA (vuelto a poner en el tratado de Torrijos).

Otros partidos han intentado copiar nuestras banderas de lucha, pero solo han sido frustrantes caricaturas. La fuerza del partido es su ideología nacionalista y social. Su método: unión — acción — revolución. Por eso es fundamental la acción con comunicación permanente de los miembros del partido en estas convenciones, para concretar la organización y orientar los planes hacia lograr los objetivos programados, evitando las desviaciones por inadecuada consulta a los miembros.

La intercomunicación con todos los niveles es básica, especialmente en periodos inter-electorales, donde los dirigentes deben dar espacios y tiempo para la vida partidaria. El perfeccionamiento sereno, ampliamente consultado, permitirá el trabajo efectivo de todo el partido y el electorado popular independiente, que siempre nos ha apoyado. Las acciones del gobierno tienen que estar dentro de los objetivos ideológicos del partido, atendiendo las observaciones internamente, para evitar las desviaciones o interpretaciones de improvisados oportunistas; y no aceptar procedimientos ajenos a nuestra trayectoria (remilitarización — violencia antipopular — posiciones cuestionadas como antinacionales — ambientales).

La unidad es crear la fórmula para que todos los panameñistas de todas las corrientes y grupos participen sin sectarismos, la pasividad y la autoridad vertical no favorecen la unidad. El apoyo al partido debe ser objetivo, analítico, aun crítico, pero honesto y leal a la ideología y disciplinadamente a nuestros candidatos, lejos de la adulación e intereses personales; y así debe ser interpretado.

El panameñismo produjo el triunfo del actual gobierno y debe mantener un protagonismo a su nivel, ahora. El futuro siempre es solo probable. Fortalecer el partido y el liderazgo de sus candidatos con acciones sociales específicas, con la participación especial de su membresía de campesino y trabajadores.

La participación del partido en la alianza de gobierno debe concretarse en realizaciones efectivas, especialmente en relación de nuestro principios de velar por los más humildes.

El gobierno en su inicio cumplió una serie de propuestas del panameñismo, lo que trajo apoyo popular, por ser medidas de desarrollo y justicia social.

El país está en deuda con lo aprobado el 9 Enero 1964, el Tratado de Neutralidad nos convierte en protectorado y condiciona nuestra soberanía económica sobre el Canal.

Con un nuevo canal, pagado con nuestro préstamo, debe prepararse diplomáticamente un perfeccionamiento de esos tratados. La presencia de perredés reciclados, infiltrados en el gobierno, y aun dictadores, está creando sabotajes, con permanencia de la ineficiencia, corrupción y desprestigio, aparte de ser una ofensa para los partidos que crearon al actual gobierno; el riesgo también existe en nuestro partido.

No puede haber borrón y cuenta nueva si antes no hay Justicia. Está bien que se pida perdón a nombre del Estado. ¿Pero qué hay de los verdaderos responsables?

Los familiares de H. Portugal, con una admirable y tenaz lucha de 30 años, están dando un ejemplo ¿qué ha hecho el partido efectivamente por sus víctimas de la dictadura?, pusimos la mayor cantidad de encarcelado, torturados, exilados, muertos y desaparecidos desde 1968. La Fiscalía Especial tiene los expedientes congelados, los impulsos procesales no los atienden. El partido debe exigir justicia efectiva real y, ahora, con juicios e indemnizaciones.

Hay tiempo suficiente para consultas en encontrar lo mejor. El mundo nos mira, porque seguiremos siendo la reserva moral de la patria y la esperanza para que la producción interna crezca aún más, para invertir en el desarrollo y la justicia social para todos. POR UN PANAMÁ MEJOR.

*MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.